Belleza VIP

Foto: ¡Quién lo diría! A sus 40 años, la mujer de Michael Douglas luce una figura envidiable y eso que asegura estar ...

Catherine Zeta-Jones, estupenda sin renunciar a sus caprichos

  • La guapa actriz no está dispuesta a renunciar a sus caprichos para lucir un cuerpo perfecto. Prefiere mantener sus curvas y seguir disfrutando del chocolate y el helado antes que morirse de hambre para adelgazar.

¡Quién lo diría! A sus 40 años, la mujer de Michael Douglas luce una figura envidiable y eso que asegura estar totalmente "en contra de las dietas".

La protagonista de La Leyenda del Zorro ha dejado claro el rechazo que siente hacia las dietas y califica como "horrorosa" la "oleada de mujeres esqueléticas" que vemos hoy en día.

La guapísima actriz ha revelado recientemente a la revista Ok!Magazine sus secretos para mantenerse en forma sin tener que renunciar a ciertos manjares.

"No te voy a mentir, tengo que machacarme en el gimnasio como todo el mundo", declaró Catherine. "Soy una chica normal, nada delicada. Controlo lo que como para estar en forma, pero estoy en contra de las dietas. Como cuando tengo hambre, tres veces al día", añadió.

Además la mujer de Michael Douglas aseguró que la mejor parte de estar embarazada es que puedes darte todos los caprichos que te apetezcan. "Yo comí como las ballenas cuando estaba embarazada. Me atiborré a pastelitos y comí tanto pan... Lo disfruté pero al final tenía ganas de volver a mi estado normal", admitió Catherine.

La actriz de Chicago ha desvelado también cuáles son esos caprichos que la vuelven loca y que no está dispuesta a eliminar de su dieta. "Me encanta el chocolate, el helado y las tartas. Lo único mejor que el sexo es el sexo recubierto de chocolate. Adoro la pasta y, de vez en cuando, el aguacate con gambas", confesó.

A pesar de su radiante belleza, Catherine Zeta-Jones asegura que todavía le surgen contratiempos a la hora de elegir un nuevo look y que además no le gustan sus ojos. "(No me gustan) mis ojos. Son como agujeritos en la arena. Pelo, maquillaje, me lo hago todo. Tendríais que verme recién levantada", dijo. "Cuando llevo a mis hijos al colegio siempre llevo puesta una gorra de baseball y pienso: ’¿Por qué me escondo?. Nadie me va a reconocer", comentó la actriz con cierta ironía. Su consejo final: "date algún capricho, pero no te dejes llevar".