Belleza VIP

Foto: Todo comenzó, tiempo ha, con un pincel envuelto en un estuche dorado fi rmado por Yves Saint Laurent. El ya mítico ...

I de iluminadores

  • ¿Quieres verte y sentirte más joven? Con un sólo toque de luz todos tus sueños se convertirán en realidad.

Todo comenzó, tiempo ha, con un pincel envuelto en un estuche dorado fi rmado por Yves Saint Laurent. El ya mítico Touche Eclat dio el pistoletazo de salida a la mayoría de edad de los iluminadores. De la mano de modelos y "celebrities", las mujeres cuyos ingresos no dependen de su belleza descubrieron que un toque de luz conseguía el efecto más ansiado: tener buena cara. Desde entonces, los iluminadores han recorrido un camino muy largo. En pincel, barra, lápiz, polvos o crema: las formas de aportar luz a la cara –y al cuerpo– se han multiplicado, igual que sus usos. Baltasar González Pinel, maquillador de M.A.C., explica esta popularidad como el “efecto Photoshop”: “Estamos tan acostumbrados a ver rostros perfectos, conseguidos gracias a este programa informático, que buscamos esa misma perfección y esa luz en la vida real. Esto se consigue trabajando mucho la piel, con maquillaje e iluminadores”. 

¿Se trata de un corrector? Una de las claves para entender el uso del iluminador es no confundirlo con un corrector de ojeras, aunque tengan muchos puntos en común. El corrector es más denso y está destinado a camuflar imperfecciones y el color azulado de las ojeras. Lógicamente, al tapar ese tono más oscuro, también aporta luz, y da claridad a la mirada. El iluminador es más sutil. Ayuda a atenuar las ojeras, pero, sobre todo, aporta puntos de luz, lo que tiene un potente efecto rejuvenecedor. Para sacarle el mayor provecho, revisa cómo debes aplicarlo: 

Para dar luz en el rostro: Bajo el arco de la ceja y en la esquina del lagrimal. En la zona de la ojera que linda con la nariz. En el centro del labio superior. Junto a las aletas de la nariz. En lo alto de los pómulos

Para satinar el cuerpo: Sobre el hueso de la clavícula. En ligerísimos toques sobre el escote y en los hombros. Sobre la espinilla.