Belleza VIP

Foto: La jornada comienza a las diez de la mañana y cargada de ilusión. Las cinco ganadoras del Día Shiseido llegan puntuales ...

Un día de lujo asiático

  • Gracias a Shiseido, cinco lectoras de Mujer hoy vivieron una jornada inolvidable.

La jornada comienza a las diez de la mañana y cargada de ilusión. Las cinco ganadoras del Día Shiseido llegan puntuales y dispuestas a empaparse de cultura japonesa, país que vio nacer a esta centenaria y exquisita firma de cosméticos. Entre ellas, Yulia. Esta administrativa nacida en Rusia y residente en Madrid desde hace 12 años declara su curiosidad por saber más sobre su cultura. ¡Estoy deseando ver qué me depara el día!”. Las “clases” comienzan con un taller de origami o el arte del plegado de papel y, otro de caligrafía, ambos de la mano de la maestra de ceremonias, Eiko Kishi, asesora de Shiseido España en tradiciones japonesas. La caligrafía a base de kanjis (ideogramas) tiene mucho éxito entre las lectoras, que piden a Eiko que les escriba los nombres de sus hijos.

Todas están entusiasmadas con lo que están aprendiendo. Claro que algunas empezaron con ventaja; como Alejandra, que se autodefine como “una friki de la cultura japonesa. Además, soy fan del manga (cómic japonés). Así que algo sabía de todo esto antes de venir esta mañana, pero quería vivirlo”. Y, acto seguido, disfruta del placer de ponerse un kimono. Yulia se ofrece voluntaria para ejercer de modelo: “Está siendo una experiencia única. Es tan ceremonioso… ¡Nunca hubiera pensado que se necesitara tanta ayuda para vestirse!”, explica asombrada. Las cinco ganadoras se enfundan entonces en uno de estos vestidos de seda bordados a mano. María José, de Zaragoza, es tajante: “Lo mejor es que te hacen sentir guapa”. Pero se acerca la hora de comer. Por supuesto, un menú japonés: cajas o-bento, algo así como un menú completo metido en una caja compartimentada, preparadas por el chef del restaurante Miyama, Miki San. Sushi, sashimi (pescado crudo), pero también carne y sopa. Y de postre, una pasta de arroz con alubias deliciosa.

Una ceremonia ancestral

Tras la comida, nada más adecuado que un buen té preparado con máxima precisión por Eiko, que sigue a rajatabla todo su ceremonial. Isabel, historiadora de Sevilla, asegura que así “sí se entra de lleno en el espíritu oriental”. Reposamos el té con un taller de arte floral o ikebana, en el que trabajan con unas maravillosas orquídeas. Terminados los centros de mesa, los guardan cuidadosamente en bolsas para lucirlos en casa. Porque son más que un adorno, son “un recuerdo maravilloso”, como afirma Carmen, una profesora de Secundaria que viene de Madrid.

Y llega uno de los momentos más esperados del día: la sesión de belleza y maquillaje a cargo de los expertos de la prestigiosa marca cosmética nipona. Primero, un buen masaje facial, estudio de la piel y recomendación de productos. A Isabel le han conquistado “los olores de cada cosmético”. Y Alejandra tiene claro que “en cuanto pueda, me compro todos los productos”. Rematamos la jornada con una clase magistral de maquillaje a cargo del profesional Antonio Serrano. Resultado: bellísimas y relajadas, nuestras lectoras —con un lote de productos de la joya de la corona de la marca, Future Solution LX— se preparan para marchar. Hoy han hecho un viaje a Japón, pasando por Shiseido, claro.