Belleza VIP

Foto: Quizá todavía hay personas que desconocen que el bronceado es un mecanismo de defensa natural de la piel frente a las ...

Piel morena al sol

  • Las morenas no pueden olvidar su piel ahora que aprieta el sol. Descubre los cuidados que necesitan y los colores que más les favorecen.

Quizá todavía hay personas que desconocen que el bronceado es un mecanismo de defensa natural de la piel frente a las radiaciones solares. Cuando tomamos el sol se activan los melanocitos, las células que producen la melanina, ese pigmento marrón que nos protege. Un error frecuente es considerar que la diferencia entre las pieles claras y las oscuras estriba en el número de melanocitos. La dra. Sofía Ruiz del Cueto lo aclara: “Todos los tipos de piel tienen el mismo número de melanocitos, pero las pieles oscuras producen más cantidad de melanina que las claras.

Sin vacaciones

Si tienes celulitis, independientemente del color de tu piel, no bajes la guardia en verano. Aplícate a diario un producto específico que te ayude a mantener a raya a los adipocitos y que aporte elasticidad y tonicidad a tu piel.

La protección, imprescindible

La mejor manera de prevenir daños futuros es protegerse del sol. Tu fototipo indica la capacidad de tu piel para broncearse.

Fototipo III. Es el más común en nuestro país y corresponde a pieles que se queman poco. Deben empezar con un protector SPF 30 en el rostro y un SPF 25 en el cuerpo y luego bajar, pero nunca por debajo de SPF 15.
 
Fototipo IV. Es el que corresponde a la raza gitana. En las primeras exposiciones necesitan SPF 20 a 30 en el rostro y 15 en el cuerpo. Una vez bronceados pueden bajar hasta SPF8.
 
Fototipo V. Es el típico de mulatos e indios. En teoría no tendrían por qué usar fotoprotector: su piel produce la suficiente melanina para defenderse. Pero si no están acostumbrados al sol y van a estar muchas horas sería recomendable que recurrieran en sus primeras exposiciones a un SPF 20 para el rostro y un SPF 15 para el cuerpo.

Fototipo VI. Es el de las pieles negras. Están más que protegidas con su melanina, pero precisan hidratación y les conviene utilizar cierto índice de protección para evitar manchas en las zonas deshidratadas. Será suficiente con índices bajos, SPF 6.

Color sin riesgos
 
Si todavía te quedan muchos días para poder irte de vacaciones pero no quieres renunciar a ponerte vestidos de tirantes o faldas para lucir tus piernas, la opción más rápida y saludable son los autobronceadores. Ahora los tienes específicos para pieles oscuras y, además de proporcionarte un bonito tono en cuestión de minutos, incorporan activos que hidratan y combaten el envejecimiento. La mayoría no lleva protección solar o si la incluyen es muy baja, así que nunca salgas de casa sin ponerte la protección adecuada a tu fototipo.

Los tonos que mejor te van

Roberto Sigueiro, make up artist de Lancôme en España, nos aconseja los tonos de sombras que más favorecen, según el color de los ojos:

Marrones oscuros: la gama de los azules, verdes y turquesas.

Color miel: desde los tonos azules a los morados.

Verdes: fucsias, malvas, morados, ciruelas y caobas.

Azules: naranjas, ocres, dorados y bronces.

En cuanto a los labios, la nueva firma Studio Secrets Professional de L’Oréal París ofrece 32 colores clasificados en seis tonos: crudo, coral, rosa, rojo, ciruela y marrón. Con sus matices, los hay específicos para pelo rubio, caoba y moreno o piel oscura, en acabado brillante, satinado o mate.

Reflejos de sol

A las pieles morenas les sientan bien los tonos cobrizos, así que los polvos de sol son buenos aliados. Para evitar un rostro monocolor, insiste en las zonas que más se broncean: frente, nariz, pómulos y mentón. Y para camuflar el color cetrino, elige un base rosada.

Melenas a salvo

Igual que la piel, el cabello oscuro está más protegido del sol, aunque no está a salvo de todas las agresiones, sobre todo si está coloreado. “Es imprescindible el consejo de un profesional, porque él conoce el cabello mejor que nadie y sabe cómo protegerlo del sol, el cloro, la sal...”, recomienda Luis Llongueras.

Respecto al color, aconseja “dárselo medio tono más oscuro del habitual”. También es imprescindible un filtro solar y enjuagarlo con agua dulce tras cada baño. Luego en casa, lavarlo con champú y bálsamos para después del sol y, de vez en cuando, regalarle una mascarilla ultra-nutritiva.