Belleza VIP

Foto: Si hace unos meses dejaba “sin trabajo” a nuestra Pe como rostro de la nueva campaña de Mango, ahora se pinta de rosa y ...

Scarlett, la mujer anuncio

  • Scarlett Johansson, la que muchos consideran ya como la sucesora natural de Marilyn Monroe, también saca morritos, tira de pose y “se cuela” en nuestras vidas cada dos por tres. Pero no lo hace tanto a través de la gran pantalla como en páginas de revistas o vallas publicitarias como imagen de un sinfín de marcas. A lo mejor, si se pasease con un letrero de “Vendo oro” por el centro de alguna que otra gran ciudad, hasta la prohibían por omnipresente. Porque la suma no para de crecer…

Si hace unos meses dejaba “sin trabajo” a nuestra Pe como rostro de la nueva campaña de Mango, ahora se pinta de rosa y resalta su faceta más “baby-doll” de la mano de Dolce&Gabbana. Imagen de la nueva fragancia de los italianos, Rose the One, Scarlett vuelve a desbancar así a una de las grandes entre las grandes: Giselle Bündchen, anterior rostro del perfume “The One”, y repite la neoyorkina con Domenico y Sttefano, a los que ya prestó su rostro para promocionar la pasada temporada su línea de maquillaje al más puro estilo Marilyn, con conjunto de corsetería blanco incluido.

Y es que la carrera de Scarlett tiene casi tanto recorrido en el mundo del cine como en el de la publicidad. Desde que diera el salto a la fama por su papel como “La chica de la perla”, los anunciantes se han rifado su rostro… y sus curvas.

En la primavera de 2007 pudimos ver la faceta más “sport” de laJohansson luciendo los modelitos que ella misma había diseñado para Reebok, con su colección “Scarlett hearts Rbk”, una de esas líneas “Special Edition” que tanto le gusta crear a las famosas para demostrar que, en cuestiones de estilo, ellas saben mucho.

Louis Vuitton apostó por una imagen más sofisticada de la chica de moda y, bolso en mano, Scarlett lució figura y derrochó sensualidad con su pose tan requerida de “femme fatalle”. Además, alcanzó la eternidad de la mano de Calvin Klein, protagonizando la campaña de su fragancia “Eternity Moment”, y se convirtió en una glamourosa “burbujita” el pasado invierno. No, no protagonizó el spot navideño de Freixenet como en su día hicieran Sharon Stone, Meg Ryan, Demi Moore o la que dicen que es su actual enemiga, Gwyneth Paltrow. Scarlett se pasó a la “competencia” de la mano de Moët&Chandon.

Además, la que es una de las musas indiscutibles de Woody Allen también suma a su lista de conquistas (publicitarias) la de la firma de cosméticos L’Òreal, con la que ha presumido de melenaza rubia y labios brillantes en más de una ocasión.

Por cierto, entre campaña y campaña, también le da tiempo a hacer películas y, desde hace unos meses, anda enrolada en el rodaje de la segunda parte de “Iron Man”. ¡Qué ajetreo!