Belleza VIP

Foto: 7.30 h. Una ducha muy bien aprovechada Una limpieza drenante. Pongo el agua como máximo a 27º C. Comienzo a lavarme por ...

24 h en la vida de una beauty fan

  • Hemos seguido, paso a paso, los cuidados de una auténtica profesional. ¿Quieres saber sus trucos?

7.30 h. Una ducha muy bien aprovechada

Una limpieza drenante. Pongo el agua como máximo a 27º C. Comienzo a lavarme por los tobillos, presionando a ambos lados, tres veces consecutivas. Repito la misma operación a la altura de la rodilla y también en las ingles. 

Un aclarado activador de la circulación. Con un guante de crin masajeo durante tres minutos cada pierna con movimientos circulares en sentido contrario a las agujas del reloj.

Pies sin durezas. Al menos dos veces por semana aprovecho que los pies están húmedos para pasarles una piedra pómez. Después, secos, les aplico crema. 

Un masaje reafirmante. Al salir de la ducha, con la piel húmeda, me aplico un aceite corporal reafirmante.


7.50 h. Me arreglo el pelo como en la peluquería

Un lavado meticuloso. Tan importante es mojar mucho el pelo antes de aplicar el champú como aclararlo abundantemente. La mejor forma es con la cabeza hacia abajo.

Un extra de mascarilla. Una vez a la semana me aplico una máscara en función de lo que reclame mi cabello: hidratación, fi jación del color o reparación.

Un plus de brillo. En el último aclarado, con agua fresca, añado un chorrito de vinagre.

Más volumen. El pelo hay que secarlo con la cabeza hacia abajo aplicando el aire en la dirección contraria a la raíz.

Una cura nocturna. Para pelo muy seco: aceite de karité, un gorro de ducha y a la cama.


8.20. Un maquillaje rápido

Una tez bonita. Escojo una base de maquillaje beis con un ligero pigmento amarillo y atenúo las ojeras con un corrector rosado que neutraliza el azul.

Brillo y rubor. Un colorete satinado en tonos rosas es lo mejor en los mofl etes, y en los labios, bálsamo transparente.

Para los ojos. Extiendo una sombra naranja por todo el párpado, pongo un punto de luz con sombra blanca bajo la cola de la ceja y punteo la raíz de las pestañas con eyeliner. Y para fi nalizar, dos capas de máscara.


14.00 h. Me voy al gimnasio

Estómago: ni vacío ni lleno. Tan malo es lo uno como lo otro. Dos horas antes de clase tomo una barrita con proteínas o un snack rico en carbohidratos, para calmar mi estómago y tener energías. También puedo ingerir alimentos ricos en fi bra, como zumos de frutas o vegetales, o frutas frescas. No son recomendables las comidas ricas en grasas, sobre todo porque son de digestión lenta. Después de hacer deporte, repongo fuerzas con una comida ligera: una buena ensalada, carne o pescado y fruta.

¿La mejor disciplina? Para las nerviosas que necesitan desahogarse recomiendo spinning, cardio o kick boxing. Para las estresadas, una disciplina suave y sin sudor: pilates, yoga o estiramientos Si no te decides, alterna: una sesión de cardio y una bici y, otro día, un circuito de musculación con aparatos de carga guiada. ¿El objetivo? Variar las estimulaciones, para sorprender el cuerpo y progresar más. Las vagas pueden hacer aquagym: distrae y ni se dan cuenta de que hacen ejercicio. Al menos hasta que acaba la clase.

En la bolsa de deportes. Siempre llevo unas toallitas desodorantes, un frasco de agua termal para refrescar el rostro, un pasador para recoger el pelo y un mini estuche de maquillaje para retocarme.


18 h. Un tentempié que no engorde
 
Una barrita de cereales y una fruta son mejores que dos barras de cereales. Las nueces, avellanas y almendras también son buenas, pero no más de tres o cuatro. Son ricas en minerales, pero tienen muchas calorías. Otra buena combinación: una rebanada de pan y cuatro onzas de chocolate (20 g). Las hambrientas pueden apostar por las proteínas, como un par de lonchas de pavo o jamón york.


19.45 h. Hago mi fitness de rostro

Esta cura antiestrés para eliminar tensiones del rostro, fue creada por la esteticista Eve Lom. Son sólo tres minutos. Hago fuertes presiones circulares, hacia abajo, desde detrás de las orejas hasta las clavículas. Repito tres veces.

En la frente, pongo todos los dedos enfrentados. Aprieto cinco segundos. Repito. Coloco tres dedos bajo cada ojo. Bajo hasta la mandíbula, presionando cinco segundos con la palma de la mano en cada cm.
 
Con los dedos sobre la boca, aprieto cinco segundos. Repito con los dedos en el borde de los labios. Hago cada gesto tres veces. Bajo los pómulos, pongo los dedos en abanico. Presiono cinco segundos. Bajo centímetro a centímetro hasta la mandíbula.

Pulgares bajo la barbilla y los demás dedos, sobre ella. Presiono y cuento hasta cinco. Voy subiendo por la mandíbula.


21.00h Desmaquillarse es obligatorio

No hay pretexto que valga para saltarse este importante gesto.

Pestañas sin capas. Empapo un algodón en loción desmaquillante y lo dejo unos segundos sobre cada párpado. Lo paso por las pestañas como si fuera la máscara, de la raíz a las puntas, con el ojo cerrado.

Limpieza con aclarado. Pongo una generosa cantidad de limpiador facial sobre la yema de los dedos y masajeo suavemente el rostro y el cuello, con movimientos circulares y evitando el contorno de ojos. Retiro el producto con agua templada y concluyo esta operación tonifi cando la piel.


23.30h Hay que ponerse una buena crema de noche

Me voy a la cama. Mi piel ha estado luchando todo el día contra las agresiones externas. Así que tengo que darle su recompensa por la noche, que es cuando se regenera.

Para todas: una exfoliante. Entre las 12 y la una de la madrugada, los fi broblastos están a pleno rendimiento, la división celular se multiplica y la piel se regenera. Para ayudarla se pueden usar exfoliantes (AHA, ácido salicílico) que faciliten la renovación celular.

Para pieles secas: cura de confort. La microcirculación subcutánea alcanza su pico máximo ente las 23 h y las 4 h. Entonces, la piel absorbe mejor los activos que le aportemos. Las epidermis secas agradecerán las texturas más ricas y untuosas.