Lecciones de belleza

Foto: Para paliar la desnutrición, la deshidratación, la sequedad y el mal aspecto que nuestro pelo adopta en la estación ...

Cabello sano Vs Verano, ¡no pierdas la batalla!

  • Son muchos los efectos nocivos que el verano ejerce sobre nuestro cabello. La exposición continuada a las radiaciones solares, el salitre marino, la arena de la playa, las elevadas temperaturas, el cloro que se añade al agua de las piscinas… Son muchas las batallas que deberemos ir venciendo durante los próximos meses si al final del verano queremos proclamar vencedor de la guerra a nuestro cabello sano y bien cuidado.

Para paliar la desnutrición, la deshidratación, la sequedad y el mal aspecto que nuestro pelo adopta en la estación estival, es necesario extremar nuestros cuidados capilares durante estos meses. Son muchos los consejos que se dan, pero no siempre todos son demasiado recomendables. Aquí te mostramos algunos que, seguro, te ayudarán a revitalizar tu pelo y evitar así que pierda la frescura y el aspecto saludable que presenta durante el resto del año:

- Usa antes y durante tus exposiciones solares productos protectores del cabello, que ayudan a evitar la degradación de las fibras capilares por la acción del sol, la arena, la sal o el cloro.

- Aclara tu cabello con abundante agua dulce nada más salir de la piscina o del mar, para así eliminar los restos de cloro, salitre o arenilla que haya podido absorber.

- Al llegar a casa de la piscina o de la playa, lava tu cabello con algún champú especial para el sol y, además, es muy recomendable el uso más reiterado de acondicionadores y mascarillas, que aportarán a tu pelo la nutrición extra que necesita para poder luchar con ventaja contra viento, marea… y sol.

- Extrema las precauciones si llevas el pelo teñido. Si de por sí este hecho tiende a resecar el cabello, en verano este efecto se multiplica de manera considerable, especialmente en los tonos rubios, que pueden, incluso, llegar a adoptar tonalidades verdosas poco deseables.

- Intenta desenredar con cuidado tu cabello, especialmente al salir del agua. La deshidratación y la sequedad son malos compañeros de los fuertes tirones, pues el pelo está menos elástico y tiende a romperse con mucha más facilidad. Si después de peinarlo, lo recoges en una coleta o en una trenza, mejor que mejor.