Lecciones de belleza

Foto: En el marco del I Seminario ANIS-ISDIN Cuestión de Piel, Amaro García Díez, Catedrático de Dermatología de la UAM y ...

¿Cómo afecta el cambio climático a tu piel?

  • Llevamos muchos años oyendo hablar del cambio climático, del efecto invernadero, del agujero de la capa de ozono, del aumento generalizado de las temperaturas… pero, ¿nos hemos parado a pensar qué consecuencias pueden tener estos efectos medioambientales sobre nuestra piel?

En el marco del I Seminario ANIS-ISDIN Cuestión de Piel, Amaro García Díez, Catedrático de Dermatología de la UAM y jefe del Servicio de Dermatología del Hospital de La Princesa de Madrid, afirma que estos efectos pueden influir en la salud de nuestra piel. Más de la mitad de las mujeres, tienen una piel sensible que puede verse perjudicada por el incremento de las temperaturas que estamos viviendo, agravándose su sensibilidad.

La disminución sistemática de la humedad relativa, según señala el Dr. García Díez, y la exposición prolongada a ambientes calurosos y secos puede provocar enfermedades cutáneas como la xerosis, que se caracteriza por la aparición de una piel seca y descamativa, que se puede ver agravar si se padece, por ejemplo, la muy común dermatitis atópica.

Otra de las consecuencias derivadas, y no menos importante, es la aparición y generalización de las conocidas como dermatosis de baja humedad, por las que la piel tiende a la sequedad, se enrojece y puede aparecer eritematosa en aquellas partes del cuerpo que solemos llevar sin cubrir. Más frecuente en mujeres que en hombres, ya que nuestra piel es más delicada, aunque no causa graves lesiones, si que es muy incómodo y puede, por ejemplo, agravar y acelerar la aparición de arrugas.

Así, por tanto, estos hechos derivados del acuciante cambio climático y degeneración medioambiental que estamos viviendo afectan, sobre todo, a nuestra piel en su función como barrera natural frente a los agentes externos, lo que ha provocado, según el Jefe de Dermatología del Hospital de la Princesa de Madrid, un incremento de los cuadros alérgicos que afectan a la piel.

Por otra parte, García Díez asegura que el aumento de la exposición solar, las cabinas de bronceado y el descenso de la cantidad de ozono son las tres causas del aumento del cáncer cutáneo, ya que la radiación solar en exceso puede provocar su formación en sus tres vertientes más mortíferas, como lo son el carcinoma basocelular, el epidermoide y el melanoma.

Además, este calentamiento global hace que la gente se exponga más al sol y con menos ropa, pues las temperaturas son más altas, por lo que la buena protección se hace cada vez más imprescindible si no queremos que se cumplan los pronósticos que aseguran que, en 2050, los cánceres cutáneos podrían incrementarse en un 5% en Europa y un 10% en América.