Lecciones de belleza

Foto: Este método de depilación no actúa eliminando el pelo desde el folículo piloso, por lo que el tiempo que tarda el vello ...

Depilación química

  • Por depilación química entendemos el uso de todo tipo de productos cosméticos destinados a la erradicación del vello corporal, ya sea en forma de crema, gel, espuma o jabón.

Este método de depilación no actúa eliminando el pelo desde el folículo piloso, por lo que el tiempo que tarda el vello en crecer de nuevo es muy inferior al de otras técnicas que lo arrancan de raíz, volviendo a aparecer en una semana aproximadamente, dependiendo de los casos.

Sin embargo, aunque tiene este defecto y no deberíamos utilizarlo como un método de continuidad, resulta muy útil al tratarse de un sistema rápido, cómodo y limpio, que permite deshacernos de los incómodos e inoportunos pelos en cualquier momento y ante cualquier imprevisto.

Además, las nuevas fórmulas hipoalergénicas que se han incorporado a estos productos, los hacen recomendables incluso para las zonas más sensibles, como axilas o ingles, que normalmente soportan peor los tirones de, por ejemplo, la cera.

Sin embargo, los cosméticos depilatorios totalmente inocuos no existen, y siempre se corre el riesgo al usarlos de sufrir algún tipo de reacción cutánea. Los componentes a partir de los que están hechos suelen ser un tanto agresivos (tioles, sulfuros…) y al tener que estar en contacto directo con nuestra piel, pueden provocar rojeces, picores, e irritación.

Por eso, está contraindicado el uso de los productos químicos depilatorios sobre las heridas, arañazos o partes más sensibilizadas de nuestra piel, pues podrían producir ulceraciones en la epidermis lesionada. Además, la colonia, los desodorantes u otros productos formulados con soluciones alcohólicas, resultan irritantes para la piel recién depilada, agravando las posibles irritaciones que pudieran producirse tras el uso de estos cosméticos.