Los zapatos de tacón estilizan, te hacen más alta, y además, son preciosos. Sí, nos vemos guapísimas cuando nos elevamos a 11 centímetros sobre el suelo, pero, ¿cuánto tiempo? Tanto tacón pasa factura, y si no es por los pies, es por las piernas. Después de estar ocho, diez, o incluso doce horas con unos tacones así, llega la noche y no podemos más.

Intentamos aprovechar las ocasiones especiales para ponérnoslos, ya que si no es imposible ir día a día así, pero... ¿Y las famosas? Ellas están todos los días en el punto de mira, todos los días tienen que estar estupendas, y si quieren ir a una fiesta en sandalias bajas no pueden.

Pero a grandes males, grandes remedios. Para empezar, hay que hacer una buena elección de los zapatos, ya sabes, a veces lo barato sale caro. Pero además, te proponemos un tratamiento de Montserrat Quirós que actúa no solo en los pies, también relaja la espalda y los gemelos. 

¿En qué consiste este tratamiento?:


  • Empieza con un masaje sueco descontracturante que incluye estiramientos para mejorar el acortamiento de los músculos gemelos. Para el masaje se utiliza un aceite de Aromesscent Circularomen de Decleor, especial para activar la circulación, y se trabajan los gemelos en profundidad. Con el programa descontracturante deportivo se usa  el LPG o Endermologie localizado en gemelos y pies. Con esto se consigue trabajar la musculatura del gemelo y descargar la zona plantar. 
  • El siguiente paso es la pedicura para eliminar las durezas creadas por el uso de tacones altos y que suelen aparecer sobre todo en los talones y en la almohadilla del pie.
  • A continuación se aplica una mascarilla de gel frío en los gemelos (hasta las rodillas) a base de aguas florales y aceites esenciales con mentol y árnica para estimular la circulación. Además este gel frío descongestiona y deshincha las piernas ayudando a eliminar la retención de líquidos. 
  • Termina retirando la mascarilla y aplicando una crema hidratante. Duración: 1 hora y 30 minutos. Precio: 80 euros.