Lecciones de belleza

Foto: Y nunca mejor dicho porque, según recomiendan los expertos, unos cuantos gestos sencillos incorporados a nuestra rutina ...

Gestos diarios para aprender a mantenerse joven

  • Desde hace siglos, el ser humano ha intentado permanecer eternamente joven pero, al menos de momento, la búsqueda de elixires y fórmulas mágicas ha sido en balde. Ni la cosmética avanzada ni las más modernas técnicas médicas y quirúrgicas han logrado detener por completo el efecto del paso del tiempo en nuestro aspecto. Sin embargo, puede que la llave para conseguirlo la tengamos más al alcance de la mano de lo que pensamos…

Y nunca mejor dicho porque, según recomiendan los expertos, unos cuantos gestos sencillos incorporados a nuestra rutina de belleza diaria pueden suponer un paso adelante en esa búsqueda hasta ahora baldía.

Rostro, cuello y escote
son algunas de las partes de nuestro cuerpo que más sufren con el paso del tiempo. Sin embargo, la belleza no radica sólo en parecer siempre joven, sino en ir cumpliendo años de forma saludable y envejecer, así, con naturalidad.

Para conseguirlo, puedes probar estos tres trucos:

• Desmaquíllate
de forma sistemática y meticulosa haciendo suaves movimientos circulares. No importa lo tarde que sea ni lo cansada que estés: tu piel necesita respirar y despojarse de los residuos que ha ido acumulando durante el día.

• Mójate las manos con agua fría y date pequeños “golpecitos” suaves al conjunto de cuello, escote y rostro. Algo tan simple resultará altamente estimulante, pues previene la relajación muscular y, por tanto, la formación prematura de arrugas.

• Masajea suavemente la piel de rostro desde el centro hacia fuera, con los pulgares y los índices, aumentando la energía y duración y estimúlala con leves pellizcos Jacquet para favorecer la regeneración celular, la vasoconstricción y la tonicidad.

Si el “tratamiento doméstico” quieres que sea completo, puedes añadir a tu particular sesión de cuidados faciales algún cosmético específico. El contorno de ojos te vendrá bien para drenar la zona exterior de los ojos, evitando así la aparición prematura de las temidas arrugas de expresión y dar a tu mirada un aspecto más fresco y descansado. Para las manchas que pueden aparecer por la edad o por las exposiciones excesivas al sol, existen numerosos productos que se aplican y afectan de forma concreta en estas marcas residuales o cicatrices.

El cuello es una de las partes que más delatan nuestra verdadera edad, por lo que es recomendable utilizar de forma habitual algún producto específico, aplicándolo siempre de arriba hacia abajo, y desde el interior hacia el exterior, en un gesto que parezca que, efectivamente, queremos “expulsar” las arrugas de nuestro cuerpo.

Además, una buena crema hidratante adecuada a tu tipo de piel, se hace imprescindible para poner tu granito de arena en la batalla de tu piel contra el tiempo.

* Consejos facilitados por Visoanska París