Lecciones de belleza

Foto: Según un estudio realizado por la Asociación de Ligas Europeas contra el Cáncer, el 50% de los residentes comunitarios ...

Guía para proteger tu piel del sol

  • Debemos proteger nuestra piel de las radiaciones solares 365 días al año, aunque haga frío y parezca que las nubes no dejan pasar ni un rayo. La lección la tenemos bien aprendida, aunque las estadísticas aseguran que el 35% de los españoles somos imprudentes a la hora de tomar el sol. Sin embargo, a la hora de llevarlo a la práctica, la realidad es que solemos acordarnos del protector solar sólo cuando empezamos a hacer la maleta para ir a la playa...

Según un estudio realizado por la Asociación de Ligas Europeas contra el Cáncer, el 50% de los residentes comunitarios presentamos conductos de riesgo a la hora de tomar el sol. Por motivos como éste, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) ha lanzado la campaña Fotoprotección 2010, tu farmacéutico te informa, con la intención de "advertir a los ciudadanos del riesgo de exponerse al sol sin protegerse y cómo utilizar los fotoprotectores en función del tipo de piel de casa uno", aclara Cristina Tiemblo, vocal nacional de Dermofarmacia de la entidad.

Una Unidad Móvil del CGCOF recorrerá 43 ciudades españolas con un simulador de fotoenvejecimiento que permitirá a los ciudadanos que se acerquen comprobar el aspecto de su piel diez años más tarde, y cómo se verían en caso de que no se hubiera protegido correctamente del sol durante ese tiempo.

Pero, ¿para qué sirven los productos solares?

Sus principales funciones son cuatro, pero de ellas, la más importante es su labor como filtros de las radiaciones UV-A, UV-B e infrarrojas. Así, su misión es actuar como barrera, permitiendo que incida en la piel tan sólo la cantidad de radiación solar que tolere cada tipo de piel en función de su fototipo, la época del año, el tiempo e intensidad de la exposición...

Sin embargo, esta labor barrera no es la única. Los productos solares también deben mantener la piel en un estado óptimo de hidratación en situaciones en las que la epidermis tiende a resecarse, siendo conveniente que sean ricos en aceites naturales y productos humectantes. Su acción debe ir encaminada también a controlar los radicales libres que deterioran las funciones celulares y aceleran la aparición de arrugas.

Además, con la cosmética como aliada, los productos solares pueden incorporar potenciadores del bronceado que intervienen en la generación de melanina, como son la tirosina y la riboflavina.

Cinco preguntas con respuesta

¿Qué significa SPF? Son las siglas de Sun Protection Factor (factor de protección solar) e indican el nivel de protección frente a la radiación UVB.

¿Cómo se cuantifica la protección frente a los rayos UVA? Cuando un protector aporta protección UVA se indica mediante estas siglas escritas dentro de un círculo blanco e indica que la protección es 1/3 del valor indicado de SPF.

¿Qué SPF mínima y máxima debe aportar un protector solar? El mínimo para la radiación UVB es de 6 y un 1/3 de este valor para la protección UVA. El máximo, por su parte, son aquellos que superen el 50, pues a partir de este valor, apenas hay diferencias de absorción.

¿Existe la "pantalla total"? No existen filtros que aseguren un 100% de protección.

¿Qué tipo de radiaciones inciden en nuestra piel? Son tres: los rayos infrarrojos, que producen calor pero no queman; los UVA, que producen un bronceado ligero pero no duradero; y los UVB, que generan un bronceado intenso y de duranción prolongada.

Lo que no puedes olvidar antes de exponerte al sol

No debes tomar el sol en las horas centrales del día
• Debes aplicarte el producto con SPF 30 minutos antes de ir a tomar el sol para que la epidermis se impregne con los filtros protectores
• Es necesario que repitas las aplicaciones cada hora, sobre todos si te das baños prolongados.
• Usar una protección alta no nos exime de ponernos morenos
No expongas a los bebés y a los niños al sol de manera directa
Selecciona el SPF en función de tu fototipo de piel, es decir, de las características físicas individuales que influyen en la reacción de tu piel frente a las radiaciones solares: ver aquí tabla de fototipos