Lecciones de belleza

Foto: Lo primero que tienes que tener en cuenta es que los largos viajes que se hacen en vacaciones no favorecen nada a la ...

¿Piel radiante y vientre plano? Yes, we can!

  • Como decía la canción, “el verano ya llegó, ya llegó, ya llegó”. Y aunque esta vez lo ha hecho con retraso, te ha vuelto a coger “por sorpresa” y sin estar tan preparada como te gustaría para lucir tipazo durante las vacaciones. Tranquila, aún llegamos a tiempo para ponerle remedio y que estes, simplemente, perfecta. Así que toma nota de estos consejos que nos da la doctora Elena Jiménez para estar en forma también en vacaciones y mantener tu cuerpo y piel en un estado inmejorable.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que los largos viajes que se hacen en vacaciones no favorecen nada a la circulación sanguínea, por lo que la doctora Elena Jiménez recomienda llevar siempre en el bolso una crema de efecto frío para las piernas. Esta se debe aplicar siempre desde los tobillos hasta las ingles.

Además, estar de vacaciones no tiene que significar dejar de hacer ejercicio, simplemente hacerlo de manera diferente. ¿Un ejemplo? Cambia tus horas de gimnasio, pilates o las carreras por el parque por un agradable paseo matutino de 20 minutos con el agua a la altura de las rodillas. Este ejercicio te ayudará a mantener un buen tono muscular y a mejorar también la circulación sanguínea.

Objetivo: vientre plano (pincha aquí para ver más consejos)


Lucir un vientre plano es una de nuestras principales preocupaciones cuando nos ponemos el bikini. Para que deje de ser un quebradero de cabeza, la doctora Elena Jiménez asegura que cuidar nuestra alimentación es fundamental: intenta realizar cinco comidas al día, hazlo despacio y masticando bien; adapta tu dieta a la estación estival tomando más frutas y verduras y reduciendo la ingesta de café. Además, apuesta por el agua en lugar de las bebidas gaseosas. Una dieta equilibrada y baja en grasas, unos cuantos abdominales, caminar mucho y masajear todas las noches la zona con una crema reductora también es fundamental para conseguir un vientre plano.

Piel radiante y luminosa

Para lucir tu piel en todo su esplendor y evitar los efectos nocivos del sol el primer paso es realizar un peeling, utilizando dos tipos de exfoliantes, un scrub para el cuerpo y uno menos agresivo para el rostro. Si tienes la piel demasiado sensible, es aconsejable utilizar un peeling enzimático. La aplicación del peeling corporal se realizará mediante movimientos suaves, circulares y ascendentes, empezando por los pies, tobillos y rodillas, con lo que conseguirás favorecer el riego sanguíneo. También es recomendable realizar en todo el cuerpo un drenaje linfático. En el peeling facial, es necesario insistir más en la nariz y el mentón.

Tras retirar el peeling con agua tibia, aplicar un buen chorro de agua fría, masajeando posteriormente el cuerpo con un buen aceite corporal. Después es aconsejable secarse con una toalla, sin restregar la piel. Como toque final, aplicar una crema nutritiva corporal y una mascarilla hidratante para el rostro.

Con este tratamiento eliminarás las células muertas de la piel, ayudarás a prevenir los puntos negros y pelos enquistados, además de activar el riego sanguíneo. El resultado: una piel radiante y luminosa que te hará disfrutar de un bronceado más bonito y duradero.