Lecciones de belleza

Foto:  El envejecimiento cutáneo, que empieza a partir de los 25 años, provoca gradualmente cambios inexorables en la ...

Sol, tabaco y estrés...te hacen envejecer

  • El estilo de vida es uno de los condicionantes más influyentes en el envejecimiento de la piel. Y, entre todos los factores, hay tres que, según el Prof. Jordi Peyrí, de la Universidad de Barcelona, Jefe del Servicio de Dermatología del Hospital de Bellvitge de Barcelona y Colaborador de Pond’s, “son claves para que la edad sea mayor o menor. Estos son: el sol, el tabaco y el estrés.”

 El envejecimiento cutáneo, que empieza a partir de los 25 años, provoca gradualmente cambios inexorables en la piel, pero que pueden acelerarse significativamente por hábitos erróneos en los estilos de vida o de la relación que tengamos con el entorno.

Según el Prof. Jordi Peyrí, “a partir de los 25 años la piel empieza a envejecer de manera natural. Es importante que, para prevenir un mayor envejecimiento, evitemos los factores que, si no controlamos, provocan un mayor envejecimiento: el sol, el tabaco y el estrés.”

Exponerse a condiciones climatológicas extremas o a ambientes contaminados, la sequedad ambiental o la falta de regularidad en el cuidado de la piel son otros condicionantes que provocan la aceleración del envejecimiento.

Los principales factores que influyen en el envejecimiento son:
La exposición solar, ya que provoca un envejecimiento prematuro de la piel. Es imprescindible conocer el fototipo de nuestro cutis para poder conocer los efectos que el sol puede ejercer en nuestra piel ya que el sol no actúa de la misma manera en los distintos tipos de piel.

El tabaco, genera radicales libres, pudiendo tener efectos negativos en la piel como, por ejemplo, una reducción del grosor de la epidermis o la deshidratación. Los radicales libres son agentes oxidantes que dañan la piel y pueden provocar un envejecimiento prematuro.

El estrés, tanto el ocasional como el que se genera fruto de un ritmo de vida frenético, es también un agente oxidante que tiene efectos negativos en nuestro cutis, pudiendo acelerar el envejecimiento de nuestra piel.