Tratamientos

Foto: La mayoría de los hombres tienen la mala costumbre de aplicarse protección una sola vez al día, cuando deberían dársela ...

¡Adiós a la pereza!

  • Que la piel masculina sea más gruesa, tenga más sebo y más vellosidad, no signifi ca que sea menos vulnerable al sol.

La mayoría de los hombres tienen la mala costumbre de aplicarse protección una sola vez al día, cuando deberían dársela media hora antes de exponerse al sol y renovarla cada dos horas o después de cada chapuzón. Además, han de tener especial cuidado con esas partes que siempre se olvidan (orejas, cuello, nuca, empeines de los pies y labios) y no pasar por alto el cabello, porque una vez que se quema no se renueva.

Y si, como cada año, aprovechan las vacaciones para retomar sus deportes náuticos favoritos, recuerda que en medio del océano no hay sombra en la que refugiarse. Cubrirse la cabeza es imprescindible, lo mismo que utilizar un solar con índice de protección muy elevado y resistente al agua.