Tratamientos

Foto: Los productos hidratantes con color no esconden ningún secreto de aplicación. Sobre el rostro limpio, se aplica la ...

Buena cara

  • Si te resistes a salir a la calle con la cara lavada, vas a descubrir en las hidratantes con color tu mejor aliado de belleza. En un solo gesto, hidratas la piel en profundidad e iluminas el rostro con un sutil color, que te cambia la cara, dándote un aspecto de lo más natural y favorecedor.

Los productos hidratantes con color no esconden ningún secreto de aplicación. Sobre el rostro limpio, se aplica la cantidad precisa y los dedos se encargan de repartir el producto mediante un ligero masaje. Verás cómo, en cuestión de segundos, se ha fundido perfectamente con tu piel. El resultado es un rostro de los más fresco y natural, hasta el punto de que nadie diría, salvo las muy expertas en el tema, que vas maquillada.

Ésta es la razón por la que las hidratantes con color son el producto de belleza favorito de las chicas jóvenes. Sus texturas ligeras y fundentes, su aplicación sin complicaciones y su acabado mate y luminoso ha hecho que se conviertan en indispensables a esas edades. Además, cuidan su piel, sin la oclusión que podría producir un maquillaje, e incluso les disimula los pequeños defectos.

Contrariamente a lo que muchas piensan, estos productos también son muy adecuados para las pieles maduras, puesto que, al tener esas texturas tan ligeras, nunca se instalan en las arrugas y, por lo tanto, su acabado natural se mantiene durante horas. Además, sus fórmulas incorporan principios activos antioxidantes que combaten el envejecimiento y muchas de ellas tienen factor de protección, para cuidar la piel al máximo. En este tipo de productos juegan un papel fundamental los pigmentos iluminadores, que actúan como minúsculos prismas que diversifican la luz y, así, atenúan los defectos y las pequeñas arrugas. Si eres una mujer práctica y no te gusta perder ni cinco minutos en maquillarte, pero quieres estar guapa, seguro que te apuntas a las cremas y fluidos hidratantes con color.

Otra opción para no renunciar a tener un buen tono de tez durante los meses de invierno y, además, mantener protegida la piel consiste en utilizar productos solares coloreados, que se presentan en diferentes texturas, fluidos y compactos, para que decidas cuál es la que más te gusta o mejor se adapta a tu tipo de piel. También puedes lucir una piel con un tono dorado, luminoso y uniforme si te aplicas un autobronceador. Pero debes tener en cuenta que la mayoría de estos productos no contienen protección solar, así que deberás aplicártela si quieres mantener tu piel a salvo de las radiaciones solares. Incluso mientras duermes puedes conseguir ese tono bronceado que tanto te gusta. La firma Olay acaba de sacar al mercado un producto, Complete Care Everynight Sunshine, una hidratante facial nocturna que proporciona a la piel la hidratación necesaria durante toda la noche y, además, le aporta un toque autobronceador gradual que permite que te despiertes con una piel radiante y bronceada. Pero esto no te exime de que te apliques durante el día un protector solar.