Tratamientos

Foto: Los que sí están más habituados a ponerse desodorante de manera repetida son los ingleses, de los cuales un 49% llega a ...

Con el calor, tememos… ¡al olor corporal!

  • Aunque ponerse desodorante se ha convertido en una rutina más en nuestros hábitos higiénicos -un 93% de los españoles se pone desodorante por la mañana-, no deja de resultar paradójico descubrir que más de la mitad (54%) de los participantes en un estudio realizado por Sanex sobre los usos y los hábitos de los españoles en relación a los desodorantes, lo usa tan sólo una vez al día.

Los que sí están más habituados a ponerse desodorante de manera repetida son los ingleses, de los cuales un 49% llega a usarlo entre dos y tres veces al día.

Algo que no llama la atención es el temor a sudar en público. Según dicho estudio, el 74% de los españoles reconoce sentirse inseguro cuando suda. Por este motivo, el 68% de pone siempre desodorante antes de una reunión o cita importante.

Los que parecen más confiados en su higiene personal son los franceses y los ingleses: tan sólo el 44% y el 41% de la población, respectivamente, utilizan desodorante antes de asistir a un acontecimiento importante.

El olor corporal, el más temido

Otro temido efecto de la sudoración es el olor corporal. Así lo ratifican las cifras: el 81% de los españoles está de acuerdo con la frase “hago todo lo que puedo para evitar el olor corporal”.

Los datos del estudio también revelan que, según sexos, lo que hace decantarse a los españoles a la hora de usar un desodorante u otro es que proteja la salud de su piel (31% mujeres; 33% hombres), la fragancia (23% mujeres; 24% hombres), y la eficacia (14% mujeres; 16% hombres).

¿Sabías que…

…podemos llegar a sudar un litro al día? Las cantidades de sudor son variables, pero esa es la cantidad de sudor que puede llegar a emitir un adulto medio. Si hacemos ejercicio físico, la cantidad de sudor puede llegar a ser de hasta un litro por hora. Por fortuna, no siempre sudamos de forma visible, ya que existe una transpiración constante que resulta invisible, pero que se produce diariamente en la capa más superficial de nuestra piel.