Tratamientos

Foto: EL GEN DE LA LONGEVIDAD • Los investigadores de Estée Lauder han tenido muy en cuenta, para el lanzamiento de su nueva ...

La cosmética del futuro

  • La carrera por encontrar la fuente de la eterna juventud lleva años disputándose sin que nadie, hasta la fecha, haya conseguido alcanzar la meta. Los laboratorios investigan sin descanso nuevas moléculas y activos para frenar los signos del paso del tiempo. Los tratamientos antiedad están en plena revolución.

EL GEN DE LA LONGEVIDAD

• Los investigadores de Estée Lauder han tenido muy en cuenta, para el lanzamiento de su nueva crema antiedad Re-Nutriv Ultimate Youth Creme, los descubrimientos de dos científi cos estadounidenses: Leonard Guarante, profesor del Instituto de Tecnología de Massachussets, y el doctor David A. Sinclair, profesor de Patología de la Facultad de Medicina de Harvard. Estos dos investigadores, estudiando en ratones formas alternativas de reproducir los efectos de la restricción calórica para alargar la vida de las personas, centraron su análisis en una familia específi ca de genes, las sirtuínas, capaces de regular la vida de las células. Guarante y Sinclair descubrieron de esta manera el “gen de la longevidad”, el SIRT 1, que incrementa las defensas naturales y las funciones reparadoras del organismo.

• Los laboratorios de Estée Lauder unieron esfuerzos con estos dos científi - cos para extrapolar sus descubrimientos al mundo de la cosmética y trabajar sobre las células de la piel. Tras probar miles de moléculas al azar, consiguieron activar las sirtuínas con el resveratrol, un potente antioxidante y antiirritante presente en pequeñas cantidades en el vino tinto, que ya había sido utilizado con anterioridad en cosmética. El equipo se topó con un inconveniente: “El resveratrol –afi rma el profesor Guarante– se vuelve muy inestable e inutilizable cuando se aumenta su concentración para conseguir un efecto sobre la longevidad de las células. Además, penetra poco en la piel”. Los laboratorios Estée Lauder han modificado su estructura para transformarlo en Resveratrate TM, una molécula exclusiva de esta fi rma y pendiente en la actualidad de varias patentes internacionales. “El Resveratrate TM puede penetrar en la superfi cie de la piel, liberar altas concentraciones de resveratrol puro de forma controlada y activar así el gen de la longevidad”, concluye el doctor Daniel Maes, vicepresidente de investigación y desarrollo de la fi rma. En 1977, la casa Caudalie –con el profesor Vercauteren y su equipo de la facultad de Farmacia de Burdeos–, ya estabilizó y patentó el resveratrol. “Su estabilización por agrupamientos lipófi - los es única –afi rma el profesor Vercauteren– y permite una perfecta afi nidad con los tejidos cutáneos y el paso hacia las capas córneas de la piel”.

• Los laboratorios Orlane también han aprovechado el descubrimiento del profesor Guarante y lo han aplicado a sus nuevos tratamientos cosméticos. Han desarrollado su propio complejo exclusivo de longevidad –compuesto, en su caso, por extracto de arroz y de soja–, capaz de estimular la sirtuína para combatir el envejecimiento de la piel de forma global, favoreciendo la multiplicación y formación de células jóvenes y rejuveneciendo las maduras. De esta manera, la fi rma Orlane ha incorporado este exclusivo complejo a sus dos nuevos productos: Systéme AntiÂge Global y Crème de Nuit Réparatrice Anti-Fatigue Absolute, ambos de la línea B21 Bio Energic.

RENOVACIÓN CON CÉLULAS MADRE

Voss lanzó el año pasado el primer tratamiento que actúa directamente sobre las células madre de la piel del rostro, para mantenerla más joven. Amatokin, que así se llama esta emulsión neutra, contiene polipéptido nº 153, una sustancia inicialmente desarrollada en Rusia para cicatrizar quemaduras. Pero Voss la compró para aplicarla sobre las pieles maduras, ya que estimula las células de la unión dermoepidérmica. En EE.UU. suscitó una gran polémica y Francia fue el primer país en el que se comercializó, de venta exclusiva en Sephora. Las células madre cuentan con un gran poder de renovación. En el embrión, pueden generar diferentes tejidos: músculos, neuronas, epidermis... Pero también abundan, diseminadas, en el organismo adulto. Se las llama células madre adultas y también tienen un gran poder de renovación.

• El centro de innovación de Dior intenta descifrar los poderes de estas células madre adultas. “En su programa genético figura la codificación del futuro de la piel”, asegura Edouard Mauvais-Jarvis, director científico de la firma. Si es así, sería el inicio de terapias basadas en la capacidad natural de autorreparación de la piel. El paso del tiempo y el estrés ambiental reducen el capital celular de la capa basal de la epidermis y, con él, la presencia de células madre adultas. Así, las arrugas se acentúan por el hundimiento de la piel. En el surco, las células basales son más vulnerables a las agresiones medioambientales. Las células madre adultas sufren daños irreversibles en su ADN y la arruga se hace más profunda. El centro de innovación de Dior investiga cómo revitalizar las células madre en esta zona. Lo ha logrado gracias al Stemsome TM, como explica Edouard Mauvais-Jarvis: “Es un sistema vector multicapa que envuelve los componentes activos Bi- Skin TM, TP-Vityl TM y Bionectine TM. Al ser absorbido por la piel, sus capas se van fundiendo y liberan su contenido, repoblando el surco”. Las pruebas realizadas en la línea de productos Capture XP R60/80 TM, que incorpora estos activos, son concluyentes: en tres meses, la dermis se reestructura profundamente.

ACTIVOS VIGENTES

Junto a estos nuevos ingredientes, los laboratorios siguen usando otros principios activos, algunos des cubiertos hace tiempo. Es el caso de los alfahidroxiácidos, más conocidos como AHAS o ácidos frutales, propiedad de la compañía Neostrata. Ayudan a normalizar la renovación celular, rompiendo las uniones entre las células muertas de la piel e incentivando su exfoliación natural. El producto más reciente que los incluye (en concreto, ácido glicólico al 18%) es Neostrata R Crema Alta Potencia de Industrial Farmacéutica Cantabria.

• Lancaster lanzó en 1976 los primeros tratamientos cosméticos con retinol, un elemento con espectaculares propiedades antienvejecimiento. Pero si hay una fi rma vinculada a este compuesto, ésa es Roc. En 1995 estabilizó la vitamina A pura y activa o, lo que es lo mismo, el retinol. Retinol Actif Pur fue el primer producto de esta nueva línea.

• Otra gran aportación fue la coenzima Q10, patentada por Beiersdorf. Esta sustancia combate la disminución de la actividad celular, reduce las arrugas y potencia la regeneración de la piel. Hace 10 años, Nieva Visage comercializó su crema antiarrugas Q10 y, para celebrarlo, relanza esta línea con el doble de coenzima.

• Y si ya se ha demostrado la importancia que tienen en la alimentación los ácidos grasos esenciales omega 3 y 6, ¿por qué no aprovecharlos para alimentar la piel? Conforme pasa el tiempo, la epidermis se afi na, se torna más seca y requiere un aporte extra de nutrientes antiedad. Por eso, Garnier lanzó su gama Nutritionist, que combina omegas 3 y 6 para nutrir la piel en profundidad, reforzar sus defensas naturales y mantenerla protegida de las agresiones externas que provocan el envejecimiento prematuro.

• El oxígeno es otro recién llegado a la cosmética. La aplicación directa de este elemento sobre la piel, según se ha demostrado, aporta grandes benefi cios. Elimina las impurezas, rehidrata y regenera las células de la piel. No es casualidad que Olay lo haya incorporado a su nueva crema limpiadora regeneradora, de la línea Regenerist.