Tratamientos

Foto: • Emulsiones muy ligeras. “Las fórmulas con las que trabajo son muy fluidas, con una textura similar a las de una crema ...

Efecto impalpable

Emulsiones muy ligeras. “Las fórmulas con las que trabajo son muy fluidas, con una textura similar a las de una crema tras batirla”, explica Nicolas Degennes, director artístico de Givenchy. “En la actualidad, podemos elaborar estos productos gracias a la utilización de nuevos nácares transparentes y pigmentos micronizados. Al ser muy ligeros, se funden con la emulsión, sin recargarla. Además, utilizo aceites siliconados de nueva generación, totalmente volátiles, que aportan un deslizamiento y una aplicación perfectas. Así, el rostro queda vivo y luminoso, más aterciopelado que empolvado”.

• Más transparente. El otro desafío al que se enfrentan las firmas de cosmética es garantizar la transparencia de un maquillaje enriquecido en activos tratantes, como el retinol. “Ya hace cinco años que trabajamos para obtener una emulsión con color, pero que sea translúcida”, afirma la directora de investigación y desarrollo de Roc, Natalie Issachar. “Para ello, disponemos de pigmentos y micas que son transparentes en su máxima micronización y que utilizamos en suspensión en aceite siliconado, para evitar posos. Es en ese momento en el que añadimos el retinol. El objetivo es que la emulsión se extienda fácilmente, no tenga tacto graso y se haga invisible sobre la piel”.

Adaptables. La última revolución en este campo ha sido conseguir unos pigmentos “capaces de adaptarse con precisión a cada tono de piel, gracias a su asociación con moléculas translúcidas y nácares”, añade Sylvie Guichard, responsable de comunicación científica de maquillajes de L’Oréal. “Tenemos fórmulas innovadoras, con corazón de nanotitanio (para lograr transparencia), cubierto de un pigmento orgánico para el color. Así obtenemos una cobertura perfecta y mayor fuerza de coloración y duración con muy poca cantidad, lo que permite la máxima transparencia”.

Color “incoloro”. La última investigación de los laboratorios L’Oréal es el color fotónico. Según explica Sylvie Guichard, “se trata de dominar un pigmento blanco de manera que produzca, como si fuera un camaleón, el color exacto de lo que le rodea, en este caso el de la piel; un color “incoloro” que se adapte.