Tratamientos

Foto: • Pigmentos con airbag. Los reductores de arrugas no son nuevos. En realidad, se trata de mini espejos que, al reflejar ...

Efecto láser

• Pigmentos con airbag. Los reductores de arrugas no son nuevos. En realidad, se trata de mini espejos que, al reflejar la luz, disimulan las asperezas de la piel. Las nuevas tecnologías favorecen la ventilación de los pigmentos que, a su vez, flotan en suspensión en la textura, lo que permite vincularlos a potentes correctores que reflejan más luz para lograr una cobertura muy sutil. El siguiente paso serán las bases de maquillaje tipo láser, en las que las microesferas de ácido hialurónico se deslicen entre las arrugas, se hinchen de agua, taponen los surcos e hidraten durante del día.

• Materiales muy sofisticados. También es nueva y tecnológicamente muy avanzada la aplicación de multiláminas antiarrugas en los productos de maquillaje. Lo han hecho firmas como Make Up For Ever, que en España se vende en exclusiva en las tiendas Sephora. Según cuenta su responsable de investigación y desarrollo, Richard Girousse, “en nuestra última base hemos empleado una mica ultrasofisticada”. Girousse explica que la base está compuesta de láminas microscópicas y muy transparentes con un curioso efecto reflectante. Funciona de la siguiente manera: “La luz se queda atrapada entre las láminas y se produce un fenómeno de reflexión y absorción multidireccional. El ojo percibe un tono de luminosidad intenso, sin la más mínima aspereza”.

• Polvo de sílice micronizado. Los investigadores de Chanel han conseguido, al mismo tiempo, un aspecto mate y luminoso. “Nuestro secreto es que hemos micronizado el polvo de sílice en finas partículas porosas. De este modo, desempeña un papel secante mientras permanece invisible. Hemos añadido pigmentos reflectantes de brillo que captan la luz y la reflejan en todas direcciones”, explica Heidi Morawetz, directora del estudio de creación de maquillaje de Chanel. El resultado es un tono radiante y sin imperfecciones.