Tratamientos

Foto: Trucos brillantes Aunque sus destellos imponen respeto, lo cierto es que el color dorado tiene infinidad de ...

La fiebre del oro: símbolo de riqueza y seducción

  • Es, sin duda, el color de la temporada: sombras de ojos, gloss, fondos de maquillaje, coloretes e incluso las máscaras de pestañas no han podido resistirse a la tentación de incorporar pigmentos dorados. Y es que el oro siempre ha sido y será un símbolo de lujo, poder y opulencia, y más ahora que vivimos tiempos de crisis. Así que no es de extrañar que estas connotaciones se hayan trasladado a la paleta de maquillaje para trasmitir riqueza y seducción en las veladas más sofisticadas.

Trucos brillantes

Aunque sus destellos imponen respeto, lo cierto es que el color dorado tiene infinidad de posibilidades a la hora de dar brillo al rostro. Lewis Amarante, maquillador oficial de Max Factor, nos da algunas pautas para usarlo sin pasarnos.

Ojos. Podemos extender una capa fina de sombra dorada sobre toda la superficie del párpado, creando así una base luminosa, para luego aplicar sobre ella los tonos medios y oscuros, con los que conseguiremos un efecto de profundidad. Las texturas elegidas no pueden ser nacaradas, porque competirían con el dorado. Apuesta mejor por las mates o semi-mates. Una apuesta segura es combinar el oro con los tonos marrones, los tierras y el negro.

Labios. Se aplica sólo un punto de sombra o pigmento dorado en el centro de ambos labios, para potenciar la ilusión óptica de que son más voluptuosos, o en el centro del labio inferior, para crear un punto focal o corregir un posible desequilibrio de su volumen con respecto al del superior. 
 
Escote.
Se pueden utilizar polvos dorados sobre todo el escote, para realzarlo y hacerlo más sugerente o bien aplicarlo selectivamente, iluminando con destellos dorados las zonas que queramos destacar. Por ejemplo, puedes darte un toque entre ambos senos, para defi nir y crear la sensación óptica de un pecho más voluptuoso o únicamente en la parte más prominente de los senos.