Tratamientos

Foto: En la última reunión de la Federación Internacional de Sociedades de Laboratorios Cosméticos (IFSCC) se presentaron los ...

El futuro de la cosmética llega con la genética

  • El siglo XXI es y será el siglo de la investigación genómica y post-genómica, que busca respuestas a las preguntas que se han planteado al descifrar la secuencia completa del ADN. Los avances logrados han desarrollado nuevas técnicas de investigación, y se ha abierto una puerta a una nueva mentalidad en el estudio de los procesos biológicos. Las grandes firmas de cosmética no han permanecido ajenas a las posibilidades que suponen estos avances científicos.

En la última reunión de la Federación Internacional de Sociedades de Laboratorios Cosméticos (IFSCC) se presentaron los resultados de varias investigaciones que concluían que había nacido una nueva era para la regeneración y el cuidado de la piel.

Hasta hoy los productos cosméticos actuaban en las capas superficiales o medias de la piel, a partir de ahora el objetivo es llegar a las células y modificar su información. Para lograrlo ha sido necesario desarrollar una tecnología específica que permita el desarrollo de tratamientos que actúen sobre las propias células.

El ADN es la principal fuente de regeneración continuada de la epidermis (o la piel). Con el paso del tiempo, hábitos poco saludables o la acción de agentes externos se producen daños en la estructura celular de la piel.

Hace una década científicos estadounidenses identificaron el gen que regula la longevidad de nuestras células, y que al activarse forman proteínas que ralentizan el envejecimiento. Con esta base, las investigaciones en genética han permitido identificar varias de las proteínas que llevan la información del ADN de la piel, y los nuevos productos cosméticos diseñados tienen como primer objetivo que esta información se mantenga en buenas condiciones, y en un segundo paso más avanzado, lograr recuperar la información ya dañada. De esta manera se ha logrado que la estructura celular de un humano de 40 años se repare a los niveles de la estructura celular propia de una persona de 20.

Los investigadores más moderados afirman que se han conseguido los procedimientos necesarios para devolver la juventud a la piel, los más arriesgados afirman que con estos avances se han dado los primeros pasos de un camino que puede lograr “la eterna juventud”. Sólo el tiempo lo dirá.