Tratamientos

Foto: La cosmética se viste de oro, de plata, de piedras preciosas, de caviar, de piedra volcánica... en definitiva, de puro ...

Las joyas de la corona

  • Poseen los activos más preciados, han sido obtenidos con los métodos más poderosos y son patentes arduamente protegidas. Por estas razones, y algunas más, los “niños mimados” de las más prestigiosas casas cosméticas alcanzan precios increíbles.

La cosmética se viste de oro, de plata, de piedras preciosas, de caviar, de piedra volcánica... en definitiva, de puro lujo. Como tendencia paralela a un mercado de gran consumo en el que la calidad crece por días, aumenta también el número de productos ultraexquisitos y aptos sólo para bolsillos bien pertrechados. Hasta hace unos años, el mercado de lujo estaba reservado a marcas conocidas, precisamente, por ser caras y tener unos precios por aquel entonces escandalosos. Ahora, la mayoría de las marcas de prestigio reservan un sitio especial para sus “joyas de la corona”, productos de altísima gama en los que vuelcan lo mejor de su saber hacer. Se trata de un fenómeno que ha tenido éxito entre el público: las ventas de estos productos son altas y la respuesta mediática, considerable. En ellos, las firmas muestran lo mejor de su investigación, los activos más exclusivos y difíciles de conseguir y su última tecnología.