Tratamientos

Foto: Las propiedades del caviar iraní y otros extractos botánicos naturales de la antigua Persia y las fórmulas artesanales ...

Massumeh: el lujo asiático de la cosmética

  • Aunque de procedencia iraní, Massumeh, la bioquímica preferida de la realeza y la jet set de medio mundo, autodefine su firma de cosmética de lujo como una empresa española, pues ya hace más de 25 años que desembarcó en Marbella junto a las grandes familias reales de Oriente con sus exclusivos rituales de belleza. Ahora la firma, que cuenta entre su selecta clientela con nombres tan reseñables como los de los Príncipes de Asturias, Fara Diba, Sean Connery o Isabel Preysler, inaugura su nuevo (y único) centro en Madrid y anuncia en “petit comité” el lanzamiento para el próximo verano de una nueva línea de productos que no se separarán de la imagen de exclusividad de la que está impregnada la casa.

Las propiedades del caviar iraní y otros extractos botánicos naturales de la antigua Persia y las fórmulas artesanales aprendidas de generaciones pasadas han servido a Massumeh para formar su vida en torno al cuidado del cuerpo y la belleza, elevándolo a verdadero capricho asiático.

El recién estrenado local de la capital hace juego con esta imagen de lujo forjada durante años a fuerza del boca a boca de las celebrities: es amplio, luminoso, minimalista… exquisito. Sin embargo, a pesar de que esta empresa familiar exporta productos a todos los rincones del globo, el nuevo espacio Massumeh (situado en la calle General Arrando número 9 Bis de Madrid) es el único con el que cuenta esta firma de fama internacional, y desde el cual se organiza todo el negocio de la marca.

La exclusividad a la que invita la firma parece no querer sucumbir, al menos por el momento, a la golosa tentación del consumo del gran público, en la que ya han caído otras no menos famosas marcas de cosmética de lujo como La Prairie o La Mer, que ya se encuentran en diferentes grandes almacenes. No obstante, aunque todavía no es oficial, desde Massumeh aseguran que no descartan aparecer en un futuro “bajo estrictas condiciones” junto a esta “jet set” de la cosmética en algunos puntos de venta multimarca.

Para Massumeh, creadora de la marca que lleva su mismo nombre, el secreto de sus productos es saber aunar la sabiduría de las tradiciones ancestrales de su país que heredó de sus antepasados con las novedades más punteras en I+D del mercado cosmético. Por eso, aseguran, no tienen una planta de producción propia única (“y si la tenemos, no lo vamos a decir”), sino que se mueven por los centros de investigación más competitivos del mundo, aquellos donde “pueden extraer mejor la esencia que necesitamos de los elementos naturales con los que hacemos nuestros productos”.

Porque, sin duda, ese es otro de los secretos del aura de exclusividad que envuelve a sus cremas de caviar: todos los componentes que la forman son naturales y a penas llevan conservantes, “sólo en una proporción imperceptible, por eso nuestros cosméticos sólo duran abiertas en buen estado, como mucho, seis meses”. Y, aseguran, que nunca han dado alergia a nadie”.

En el local de Madrid puedes encontrarte con algunos de los rostros más selectos de la alta sociedad internacional, bien en algunas de las muchas fotos dedicadas que lucen con orgullo en sus vitrinas, bien practicándose alguno de los protocolos de belleza que tanta fama le han dado a Massumeh: de la Reina Sofia a Penélope Cruz; de Fara Diba a Sean Connery; de Letizia Ortiz a Isabel Preysler y sus hijos.

Dicen que sus tratamientos son únicos y adaptados a las necesidades específicas de cada cliente en ese momento, y que las manos expertas de la anfitriona realizan verdaderos rituales de perfección con cada uno de sus incondicionales. Quizá por todo eso haya que pedir cita con meses de antelación para ser atendidos, aunque los precios se sitúen a partir de los 195 €… Y es que, como nos decía Sassan, químico de la empresa y primo de la directora, “a nosotros, la crisis no nos afecta”.