Tratamientos

Foto: El doctor Paolo Giacomoni, de Clinique, ilustra las consecuencias del estrés con un ejemplo muy claro: “Coja una foto ...

Máxima tensión

  • Una piel estresada es una piel con signos de envejecimiento prematuro.

El doctor Paolo Giacomoni, de Clinique, ilustra las consecuencias del estrés con un ejemplo muy claro: “Coja una foto de Obama y otra de McCain antes de empezar las elecciones y compárela con otra tomada tras la celebración de los comicios. Verá cómo saltan a la vista los cambios que han experimentados sus rostros”.

Además, es un problema que no tiene edad. “Está comprobado que a los niños con dermatitis atópica, cuando juegan mucho con el ordenador o con videojuegos, se les agravan los brotes de esta afección cutánea”, reconoce el responsable de I+D de Clinique. Hasta la fecha, los estudiosos del tema no han podido determinar si el estrés incide más sobre pieles secas, grasa o mixtas.

“Pero sí hemos constatado –precisa– que se percibe con más facilidad en pieles sensibles”. Este investigador considera que uno de los síntomas más evidentes para detectar que una piel está estresada es su cambio de color, acompañado por una pérdida de luminosidad y una apariencia apagada y cansada, síntomas a los que contribuye el descenso de hidratación. En defi nitiva, una piel estresada es una piel con signos de envejecimiento prematuro.