Tratamientos

Foto: A esta edad, la piel se encuentra en su mejor momento. Superada la revolución hormonal de la adolescencia, las ...

La plenitud de la piel a los 20

  • El futuro de tu cutis está en tus manos y la palabra clave en este momento es prevención. Si sigues estas indicaciones lucirás siempre joven.

A esta edad, la piel se encuentra en su mejor momento. Superada la revolución hormonal de la adolescencia, las glándulas sebáceas, responsables de suministrar humedad y grasa a la piel, están en su máxima producción. Así que las células viven repletas de colágeno y elastina y tu piel parece firme y elástica. La palabra prevención cobra más sentido que nunca, puesto que de los buenos hábitos que adoptes ahora depende el futuro de tu piel. Y también es el momento perfecto para que elimines todas aquellas costumbres que aceleran prematuramente su envejecimiento. Así que deja de fumar, olvídate de las sesiones maratonianas de sol... Ten muy presente que está en tu mano la posibilidad de acelerar o retardar las huellas del paso del tiempo. Abandona los malos hábitos y así prolongarás la juventud de tu piel.

Hábitos saludables para tu cuerpo
 
Di adiós al tabaco

El tabaco es el caldo de cultivo prefecto para la formación de radicales libres, nada menos que 200.000 en cada bocanada. Además, bloquea la vascularización de las venas superficiales y asfixia la piel. Después de varios años como fumadora activa, ninguna crema, ni siquiera la más cara, te devolverá esa tez luminosa y fresca que tenías. Sin olvidar que, las repetidas contracciones de los músculos de la boca aceleran, en ocasiones a partir de los 30 años, la aparición de arrugas localizadas entre la base de la nariz y el labio superior, lo que se conoce como el código de barras.

¿La solución? ¡Abandona el cigarrillo lo antes posible! ¿Fácil de decir? Y de hacer, con voluntad y ayuda médica.

El alcohol es tu enemigo

El hígado no es el único que se resiente del consumo habitual de alcohol. Esta sustancia también pasa factura a la piel. Por su culpa tu cutis sufre dilatación de los vasos sanguíneos y, si esta ingesta se repite regularmente, pronto aparecerán esas rojeces permanentes tan características en las mejillas y la nariz. Pero no hace falta que esperes mucho para comprobar sus estragos, la deshidratación de tu cutis se de a corto plazo.

Manténte en forma
 
Es el momento de moldear tu cuerpo. Estas cuatro recomendaciones te ayudarán a lograrlo fácilmente:

Come bien. Consume proteínas para garantizar la producción de hormonas y de anticuerpos y, sobre todo, para desarrollar masa muscular. Y sigue una dieta variada. 

Aprende a administrar mejor las comidas rápidas. La ensalada es poco saciante. Ante la duda, elige un sándwich, mejor de pan integral, con atún, verduras, hortalizas, pollo, queso... evitando la mantequilla y la mayonesa. 

Ataca la celulitis. Es preciso evitar que se instale, ya que en 10 años, será difícil hacerla desaparecer. Como medidas preventivas: evita los baños muy calientes y las largas exposiciones al sol. Destierra la ropa muy ajustada, que impide una buena circulación, haz algo de deporte y aplícate una crema anticelulítica los 365 días del año. 

Practica algo de ejercicio. Rosa Beltrán, trainer del Club Iradier, recomienda para esta edad practicar el spinning “porque no sólo moldea el cuerpo sino que lo endurece como una piedra”, afirma esta profesional. En 50 minutos de spinning se llegan a quemar 1.000 calorías. Dónde: Barcelona. Club Iradier. Telf.: 93 25 47 17.

Tomar el sol con protección

El sol es el principal responsable del envejecimiento prematuro de la piel y sus efectos son acumulativos, sin olvidar, que las exposiciones repetidas pueden provocar serias lesiones en la piel, incluido el cáncer. Por ello aprende a dosificar las exposiciones al sol, utiliza siempre protección adecuada a tu tipo de piel y, sobre todo, evítalo en las horas de máxima intensidad (de 12.00 a 17.00 h.).

Desmaquillarte todas las noches

El desmaquillador limpia y, además, evita que los granos se multipliquen. Jamás te acuestes sin antes limpiarte la cara. Es muy importante dormir con la cara limpia para que la piel respire, se renueve y recargue de energía y así pueda afrontar la jornada siguiente con las defensas bien altas.

Los pinceles, siempre en perfecto estado

Todos los utensilios que empleas para maquillarte deben estar siempre limpios. En caso contrario, son un foco para que los agentes infecciosos “viajen”, especialmente si tienes granitos, contaminando otras partes de la cara. Cada semana los debes lavar con agua fría y un jabón suave. Deja que se sequen bien, alejados del calor.