Tratamientos

Foto: Los dermatólogos no se cansan de advertirlo: el 80% de los efectos nocivos del sol los recibimos antes de los 18 años. ...

Protegida bajo el sol

  • ¿La mejor alianza para conservar una piel joven? Mantenerla hidratada y a salvo de los rayos solares. Hazlo durante todo el año y no te arrepentirás.

Los dermatólogos no se cansan de advertirlo: el 80% de los efectos nocivos del sol los recibimos antes de los 18 años. Y como son acumulativos y la piel tiene memoria, antes o después los excesos de la juventud nos pasan factura.

Aunque poco podemos hacer frente al cronoenvejecimiento –que viene determinado genéticamente y que con el tiempo acaba manifestándose en forma de flaccidez, pérdida de luminosidad y arrugas profundas–, sí podemos retrasar y prevenir el fotoenvejecimiento que, en gran medida, es fruto de nuestras irresponsabilidades. Si unimos los baños de sol sin protección al tabaco, el alcohol, el estrés, el sedentarismo, una alimentación desequilibrada y agentes externos comos los cambios de temperatura y la polución, el resultado es un cóctel explosivo para nuestra piel.

Por el contrario, si el nivel de hidratación de la piel es correcto antes, durante y después de la exposición al sol, y además nos aplicamos la protección adecuada a nuestro tipo de piel, podremos combatir el daño solar a la vez que obtenemos un bronceado mejor, duradero y, lo más importante, sin consecuencias. Como afirma la dermatóloga María Calvo de la Clínica Biolaser La Moraleja (Madrid), “proteger e hidratar la piel es la mejor manera de evitar el fotoenvejecimiento, el principal factor de riesgo para su envejecimiento prematuro”.