Tratamientos

Foto: Oro en estado puroEl oro de 24 quilates siempre ha sido uno de lo los metales más preciados. Pero además de lucirse ...

Quilates para tu piel

  • Las perlas, los diamantes, el oro o el platino ya no sólo forman parte de las piezas de joyería más espectaculares. Ahora, los metales más valiosos y las piedras más exclusivas se incluyen en las formulaciones de los cosméticos más innovadores. ¿El objetivo? Aprovechar al máximo los múltiples benefi cios que pueden aportar a nuestra piel, consiguiendo un rostro tan espectacular como la más bella de las joyas.

Oro en estado puro

El oro de 24 quilates siempre ha sido uno de lo los metales más preciados. Pero además de lucirse como signo externo de poder, también ha sido valorado desde la antigüedad por sus propiedades para nutrir, iluminar y aportar vitalidad a la epidermis. Pero sus virtudes no acaban aquí: se ha demostrado que tiene un alto poder regenerante y que estimula la capacidad natural de las células para defenderse de la acción de los radicales libres que provocan el envejecimiento cutáneo. Y al ser dúctil actúa como hilo conductor para que otros activos puedan llegar a las capas más profundas de la dermis, aumentando así su eficacia.

La última firma en incorporar el oro a sus fórmulas ha sido Orlane. Su último lanzamiento antiedad, La Crème Royal, incluye entre sus principios activos el oro de 24 kilates por su potente acción protectora y antioxidante. Convertido en una micro-solución, refuerza sus propiedades para drenar toxinas y estimular el metabolismo celular.

También Servert Thermal dispone de una línea específica para pieles maduras, Le 24 K Soin D’Or, en la que el metal combate los signos del paso del tiempo en la piel.

Diamantes para la eternidad

Dicen que son los mejores amigos de una chica, pero también lo son de su piel. Los laboratorios de Carita han comprobado que estas piedras de carbono puro cristalizado favorecen la longevidad de las células, renuevan la epidermis, la regeneran desde el interior e incluso atenúan las manchas. Por eso no han dudado en utilizarlos, junto a las turmalinas, en su lujosa crema antiedad, Diamant de Beauté.

Además, la cosmética más sibarita incluye los diamantes en productos exfoliantes, para aclarar las manchas, unificar la tez y conseguir que recobre la luminosidad perdida. Y es que, aunque destacan por su extrema dureza, cuando se pulverizan y convierten en partículas micronizadas, se vuelven extremadamente suaves y muy eficaces para eliminar las células muertas de la superficie de la piel.

Perlas antiedad

En su interior encierran un cóctel de principios activos de valor incalculable para la piel. Entre ellos destacan los aminoácidos, que aceleran la regeneración celular que, con el paso del tiempo y los cambios hormonales, se ralentiza. Esta propiedad cobra especial importancia para las pieles maduras, cuyos principales enemigos son la flacidez, la pérdida de densidad y la sequedad. Además, las perlas también protegen y aumentan la resistencia de la piel frente a las agresiones externas. Y, por si fuera poco, ayudan a eliminar las manchas cutáneas y devuelven luminosidad al rostro.

Así que, con todas estas ventajas, no es de extrañar que los laboratorios cosméticos formulen sus productos para combatir el envejecimiento con este tesoro que se oculta en el corazón de las ostras. Germaine de Capuccini lo ha hecho en su línea antiedad, a la que ha bautizado con el nombre de Pearl Sensation. En concreto, ha utilizado el polvo de perla y el nácar liofilizado, que nutre, hidrata y aporta firmeza.

Incluso el maquillaje se aprovecha de las bondades de las perlas y de su nácar. Guerlain lo emplea en sus célebres Meteoritos, esas perlas iluminadoras y correctoras que satinan la piel de manera impecable.

Fragancias de ley

Los metales más nobles también se han convertido en fuente de inspiración del universo olfativo. La Prairie ha creado la colección Life Threads, que se compone de tres exclusivas fragancias inspiradas en tres valiosos metales: Silver, Gold y Platinum. Y el diseñador Roberto Verino ha bautizado a su último perfume con el nombre de Gold. No hay quién concentre más quilates en un frasco.

Alta joyería

La mítica firma Bvlgari, que celebra su 125 aniversario, ha decidido trasladar su conocimiento de las gemas al mundo de la belleza. Su departamento de investigación ha testado las propiedades de las piedras preciosas para una línea de tratamientos de vanguardia. Y con el mimo que elabora sus piezas de alta joyería ha creado una exclusiva fórmula, Bvlgari Gem Esssence, que se encuentra en todos sus productos de cosmética.

El secreto de este complejo de principios activos es una combinación de cuatro gemas: zafiro, malaquita, turmalina y citrina. Tras innumerables pruebas con diferentes combinaciones constataron que éstas, en forma líquida y polvo micronizado, reúnen beneficiosos efectos para la piel. Entre ellos, su riqueza en oligoelementos, su potente acción como escudo protector frente a las agresiones externas y su aporte de luminosidad.