Tratamientos

Foto: Basta darse una vuelta por internet para apreciar que “los viajes de belleza” se han puesto de moda. Las ofertas ...

¿Es segura la cirugía “low cost”?

  • Liposucción e ir de safari, todo en uno. Para el turismo de bisturí todo es posible. Las atractivas ofertas que hay en el mercado animan a muchos pacientes a someterse a operaciones quirúrgicas a bajo precio en otros países. Descubre los peligros de los “viajes de belleza”.

Basta darse una vuelta por internet para apreciar que “los viajes de belleza” se han puesto de moda. Las ofertas utilizan reclamos como botox y vacaciones”, “tango y silicona”... Aunque no es el atractivo de las playas o el exotismo tropical lo que anima al paciente a someterse a una operación a miles de kilómetros de su casa, ni siquiera el prestigio de los médicos involucrados, sino las increíbles ofertas, casi gangas, que hay en el mercado.

Como era de esperar, en este universo de “la cirugía a su alcance” no todo es maravilloso. La muerte de una española en una prestigiosa clínica de Buenos Aires volvió a poner el foco sobre el “turismo de bisturí”. El caso está siendo investigado como “muerte por causa dudosa” y se encuentra bajo secreto de sumario, pero el hecho de que esta mujer viajara a Argentina para visitar a unos familiares y de paso hacerse una mamoplastia (aumento de mamas) a bajo precio ha servido para cuestionar otra vez esta “cirugía exprés”.

Según el secretario general de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (SACPER), Francisco Jorge Fama, “muchas veces los pacientes viajan, se operan al día siguiente de su llegada al país y desconocen dónde se les va a intervenir y quién es el cirujano”. Un viaje muy barato, que puede costar muy caro. Comparando cifras, un paquete turístico de 10 días a Tailandia, que incluye los vuelos, el traslado e ingreso en el hospital, una liposucción, el alojamiento y un programa de actividades, cuesta 2.890 €. En la policlínica Alyssa de Túnez, se hace en menos tiempo (siete días) y más barato (2.700 €, todo incluido). En España, sólo la liposucción, sale por unos 4.000 €.

Las ofertas continúan en las múltiples clínicas que cantan sus excelencias en la red desde Argentina, Brasil, Costa Rica, República Dominicana, Malasia, México, Filipinas, Polonia, Sudáfrica y Tailandia, los destinos preferentes. Y eso sólo de momento, porque otros países ya se están subiendo al tren. Ése es el caso de Guatemala, que ha visto que, junto al esplendor de su naturaleza, puede promocionar la calidad de sus servicios médicos a precios competitivos. Según el Instituto Guatemalteco de Turismo, su cirugía y tratamientos médicos y dentales son hasta un 60% más baratos que en otros países.

EL CASO ESPAÑOL

Tal y como está el panorama, se puede hablar de un “intercambio quirúrgico” entre países. Los franceses e italianos van a Túnez, los americanos a Argentina, los sudamericanos a Colombia, Venezuela, Argentina y Brasil, los ingleses a Sudáfrica y España, y los españoles a Sudamérica. Se habla de un 50% e incluso hasta un 70%, de diferencia en el precio entre un país y otro.

España no se queda fuera de este circuito turístico. En cuestiones de cirugía estética, nuestro país está a la cabeza de Europa, con 380.000 intervenciones quirúrgicas al año, según la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica y Estética (Isaps). Y somos el destino “quirúrgico” preferido de nuestros vecinos europeos, especialmente de alemanes e ingleses. La clínica Mills & Mills en Marbella es un claro ejemplo de ello. Una parte muy importante de sus pacientes proceden del Reino Unido. Como Zoe, de Manchester, que se sometió a una operación de aumento de pecho, convencida por la información suministrada vía internet y por la confianza que le transmitió el cirujano asignado en la primera cita.

El problema es que la cirugía estética se ha banalizado hasta el punto de servirse de estrategias de marketing que tienen mucho que ver con el turismo de masas y nada con la medicina. Tal vez, como dice el dr. Carlos Fernández Serra, de la Clínica Sagrada Familia de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE): “En algunos sectores, la cirugía estética se ha convertido en una actividad comercial, e incluso industrial, a juzgar por las técnicas de captación de clientes y de cirugía en serie que se ofrecen. Con mensajes que presentan la obtención de la belleza como algo sencillo, sin riesgos y asequible, se cambia información por publicidad, se rebajan los niveles de seguridad y la cualificación profesional del personal, y se busca únicamente el beneficio rápido y fácil”.

El nombre de muchas de las páginas webs que ofrecen estos servicios habla por sí solo: cosmeticatravel.com, turismedico. com, markeovertravel.com... Esta última, establecida en Bolivia, se presenta como la “organización líder en la promoción de viajes estéticos en América Latina”. Hasta incluye una tabla para comparar los precios de sus operaciones con lo que cuestan en otros países. Sin lugar a dudas, sobra mercadotecnia. Pero como dice el doctor Antonio Porcuna, presidente de la SECPRE, “lo que no tiene precio es la salud”. Más información, www.secpre.org.

CIRCUITO DE DOCTORES EXCLUSIVOS

No siempre son los pacientes los que se mueven. También lo hacen los médicos. La empresa Dreamimage ha puesto en marcha el “circuito de médicos exclusivos”, para “acercar a nuestro país a los máximos representantes de la medicina estética mundial”. Proponen rejuvenecer el rostro con un tratamiento sin cirugía y en tres sesiones.

Estos “arquitectos de la belleza”, recorrerán las principales ciudades españolas. De momento, se han apuntado al circuito los doctores franceses Bernard Bodin y Jean-Luc Bachelier. Recorrerán Madrid (Centro de Belleza Carmen Navarro), Bilbao (Clínica Indautxu), Valencia (Clínica Dr. Grau) y Vigo (Centro de Medicina y Estética Popea). Y también (con el centro por determinar) Barcelona, Marbella, Palma, Sevilla y Córdoba.