Tratamientos

Foto: Después de diez años asentados en nuestro país, Sephora ha conseguido el reconocimiento de todo su sector al ser ...

Sephora se adelanta y presenta ya su Colección Navideña

  • ¿Existe algo más bonito que ver disfrutar a aquellos a los que quieres? ¿No es una satisfacción comprobar cómo les ilumina el rostro al abrir un regalo? La casa de cosméticos Sephora, consciente de la felicidad que esto supone, ha presentado la llave que abre el cofre de los deseos: diferentes líneas de productos que impregnarán de magia la Navidad gracias a maquillajes, perfumes y tratamientos capilares y de belleza que son un puro placer.

Después de diez años asentados en nuestro país, Sephora ha conseguido el reconocimiento de todo su sector al ser elegida como Perfumería del Año 2008. ¡Y que mejor época para celebrarlo que la Navidad! Por eso, sus tiendas se visten de fiesta en rojo rubí y se engalanan con la nueva colección navideña, una apuesta por el placer de regalar y regalarse belleza y mucha magia.

En la presentación que se ha hecho en Madrid de esta nueva línea el aire olía a caramelo, a vainilla y a canela y el brillo del placer vestido de lujo y ostentación acecha en cada esquina. El negro y la plata, los destellos del strass y la purpurina, el calor del terciopelo, la intensidad de la noche, las burbujas del deseo, la búsqueda de la belleza y la sofisticación… se unen en un ambiente teatral que quiere convertir la odisea de regalar en una verdadera experiencia sensorial para quien regala.

Sin embargo, los verdaderos protagonistas de la Navidad en Sephora son los niños. Y, además, unos pequeños muy especiales: los afectados por la cardiopatía congénita. Como cada año, la firma saca a relucir su faceta más solidaria y destina los beneficios de la venta de su muñeca Rubis (una mezcla entre coqueta caperucita y malicioso conejillo) a la ONG “Menudos Corazones”. Presidida por Belén Rueda y con una madrina de excepción en esta presentación como lo es Ana García Siñeriz, esta organización supone una tabla de salvación para todos aquellos niños enfermos de esta dolencia cardiaca y sus familias pues, como afirma su directora Amaya Saez “necesitan saber que no son bichos raros”.

Disfrutar y que disfruten. Seducir y que te seduzcan. Vivir la magia de la Navidad
como cuando éramos niños, pero con la capacidad de deleite de los adultos. Hacer realidad nuestros sueños, en definitiva.