Leo al Dr. Javier de Benito en la revista Marie Claire (me encantan estos días de final de verano cuando tengo tiempo de leer los artículos de las revistas, y no sólo los titulares…), diciendo que muchas mujeres huyen de la cirugía para recurrir a los rellenos y acaban con una cara hinchada, con expresiones poco naturales. Y pienso en cuánta razón tiene: no hace falta más que echar un vistazo a las revistas para ver mujeres de edad indeterminada y rostro más indeterminado aún: bocas iguales, pómulos iguales, expresiones iguales… Y me salta a la mente una – ¡gloriosa! – excepción, la de Carolina de Mónaco.

Ya tiene sus añitos. Y sigue estando guapísima. Y está especialmente guapa precisamente porque no está hinchada, ni obviamente llena de… relleno. No me cabe duda de que se habrá dado sus retoques. Algún peeling, algunas vitaminas… Seguro que se cuida, ¡faltaría más! Al fin y al cabo, fuma, bebe (y esto destroza la piel) y toma el sol. Supongo que, a cambio, debe madrugar poco, pero… ¡eso es otro cantar! 

Más no es mi intención entrar en sus hábitos de vida. Sólo, en lo reconfortante que me resulta ver a una mujer rica y famosa más o menos al natural. Con sus arrugas, sus cambios. Sin labios ni pómulos hinchados. Reconocible. Mayor, sí, y muy guapa. Una lección de estilo, una vez más.

Autora Alex P.

Experta en belleza y cosmética.

Alex P.
+info
Autora Alex P.

Experta en belleza y cosmética.

Alex P.

Crónicas cosméticas, trucos de belleza, consejos de estilismo y, a veces, un toque de glamour irreverente. Escrito por nuestra experta Alex P.