Rina tiene 47 años. Es menuda, frágil y dulce.Nadie diría que sus delicados huesos soportan la extraña y pesada carga de vivir entre dos mundos. Es vidente y se dedica día y noche a ayudar a quienes la requieren.Separada y con cuatro hijos, cuenta a quien quiere oirlo cosas que ningún otro podría decirnos, da consuelo,explica situaciones, da datos de cosas que aún no han ocurrido, habla de nuestro pasado, o nos comunica con quienes se marcharon... ¿realidad o ficcion? ¿Es posible tener ese don, el don de ver más allá?

Nos llamó la atención que Rina no cobra a quien acude a ella, pues considera que "su don" le ha sido dado para ayudar de forma altruista. Dedicada día y noche a transmitir lo que ve y sabe, su físico denota un desgaste notable.Parece consumida por el esfuerzo, cansada, agotada, mientras sus palabras fluyen y su voz tranquila capta nuestros sentidos, despertando más y más curiosidad, soprendiéndonos con datos que parece imposible que ella sepa.

Su don,  inexplicable para una mente racional, apenas la deja vivir. En cuanto alguien conocido la ve, empieza la lluvia de preguntas. Sobre seres vivos y muertos, queridos y odiados, familiares,amigos, negocios...ella deja de comer si hace falta por atenderlos y asegura no haberse sentido nunca rechazada por ser "diferente". Pero no es del todo cierto. Fuentes allegadas nos cuentan que de joven tuvo que emigrar a otra ciudad por la falta de aceptación de sus vecinos, hacia una conciudadana tan extraña, hacia "la bruja".

¿Cómo empezó todo? ¿Es cierto su don? ¿Por qué ella es diferente? Son preguntas inevitables,que ella, dispuesta a ofrecer su consuelo y sus respuestas en el consultorio de hoymujer, ha contestado amablemente. A partir de esta entrevista, podréis preguntarla sobre lo que os preocupe, cuando se trate de cosas que no pueda resolver un consultor más terreno. No entramos ni salimos en si su servicio es útil o no.Vosotras mismas,en cada caso, lo juzgaréis.

 

 


Leer entrevista con Rina

Hacer consulta