Jesús Peiró se ha inspirado en los años 40. Su estilo es inconfundible y en sus cortes impecables y favorecedores siempre destaca la extraordinaria calidad de sus materiales. En esta ocasión ha elegido gasas bordadas con calados, macramé y ’guipur’, en color marfil.

La diseñadora de Peiró, Merche Segarra, prefirió la sobriedad y líneas sencillas que cogían forma en un vestido de satén, seda y faldas vaporosas y etéreas de blanco Ivory cada vez más claro, limpio y luminoso.

En la colección 2008 hay contrastes entre vestidos con grandes bordados sobre transparencias, trajes de líneas con gorgueras barrocas y líneas imperio en macramés con peso. "Me he inspirado en los años 40 antes de la explosión del ’gran look’ de Christian Dior para hacer un homenaje a la artesanía, los volúmenes, los tocados, las diademas de farsa y los broches con lazos, muy en boga en la actualidad", explicó Segarra. Asimismo, calificó su colección de "sinuosa, femenina, con volantes, volúmenes evasé, cuellos alargados y tejidos vaporosos, tul, organdí y gasa".