La mujer se ha terminado de integrar en estos últimos años en todos los oficios y profesiones que hasta hace poco era terreno vedado para ellas. Mujeres bombero, policías, miltares, ejecutivas, ministras... puestos de alto nivel y tareas de alto riesgo. Si bien es cierto que en algunos casos su presencia es casi testimonial , en otros, ya es una realidad imparable.

En 2006, 14.000 españolas han participado en las misiones de paz de nuestro Ejército y representan ya el 17% de las Fuerzas Armadas, con un crecimiento del 10,7% con respecto a 2005. A la mujer del siglo XXI no se  le resiste nada. También en paises menos favorecidos, la mujer va poco a poco, conquistando, siquiera tímidamente, zonas antes exclusivas del hombre.