El estrés es la respuesta de ansiedad que experimenta una persona cuando tiene que hacer frente a unas demandas del medio que le resultan excesivas.

La persona no cree que con sus capacidades pueda superar aquello que su entorno le está pidiendo.

El estrés, como la mayoría de los procesos individuales, es una percepción subjetiva, es decir, la persona evalúa su situación y sus capacidades, y es su opinión y no la realidad lo que tienen importancia para ella.

Por eso, ninguna situación es estresante por sí misma, sino que depende de la valoración que le demos cada uno de nosotros. Incluso los acontecimientos más satisfactorios pueden ser vividos con estrés.

Estar activados es, en principio, una respuesta adecuada de nuestro cuerpo, pues nos permite hacernos cargo de muchas tareas al mismo tiempo.

En principio, la ansiedad es una respuesta instintiva para defendernos de los peligros que nos amenazan (el estrés ayudaría a nuestros primitivos antepasados a evitar que les atacaran otros animales, por ejemplo).

El problema surge cuando esta activación se prolonga en el tiempo y cada vez se necesita más activación para hacer frente a la situación que nos preocupa. En otras palabras, cuando queremos que nuestro cuerpo llegue a todo, le estamos pidiendo que esté al máximo rendimiento continuamente, “desgastamos” nuestras reservas de energía.

Nuestro organismo entonces se resiente, porque una situación de estrés prolongada puede producir problemas cardiovasculares, digestivos o respiratorios, descenso de las defensas de nuestro sistema inmunológico, interferir en la respuesta sexual, etc.

El estrés también afecta en el desarrollo de nuestra vida. Las relaciones sociales pueden verse afectadas, pues la persona con estrés se altera con más facilidad y actúa como si estuviese enfadada o de mal humor.

A veces, llega a considerar que relacionarse con los demás es una pérdida de tiempo, lo que le lleva a perder amistades y a rechazar el apoyo social que tanto beneficio le puede proporcionar para resolver determinadas situaciones.

La persona en un continuo estado de alerta se está privando de la posibilidad de disfrutar de actividades que no le reportan ningún beneficio “aparentemente” o que no le ayudan, a corto plazo, a superar lo que le preocupa.

Por un lado, el hecho de estar centrado en una actividad que nos preocupa garantiza que la superemos con éxito, pero por otro, si siempre estamos centrados en algo concreto es muy probable que nos estemos privando de otras muchas facetas de la vida que nos pueden hacer felices.

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

El presentador y la modelo han acabado mal tras terminar Supervivientes https://t.co/MF02cseYnb Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Las palabras cariñosas de @Paquirri74 en el aniversario de la muerte de su madre Vïa @corazon_czn… https://t.co/2xijOerVcx Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Angelina Jolie, bajo sospecha por acciones solidarias... https://t.co/cj0NoC5Dvp Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

El sorprendente cambio de look de María José Campanario ¿Te recuerda a alguien? https://t.co/PwwTduBQ4P https://t.co/Dm5Q079lPw Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

37 fotos de Paula Vázquez que te dejarán boquiabierta https://t.co/muESp7ZGo5 Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

¿Quién dijo que engorda comer entre horas? #Dietas https://t.co/AhLFDcv9YN Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

El sábado no faltes a tu cita en el quiosco: ¡te espera un número mágico de la revista con Maribel Verdú en portada… https://t.co/h3rhTiCyAj Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

¿Os imagináis la saga de vampiros más famoso sin su protagonista? https://t.co/K1ha6a2cpf Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Estamos alucinando con el tipazo de @theirishayk en su primer #desnudo en #Instagram después de ser madre… https://t.co/5Px599gJTX Hace 6 horas · responder · retweet · favorito

Instagram