Através de la red de redes tenemos a nuestra disposición y de forma gratuita todo el software que nuestro ordenador necesita para ser 100% operativo y muchas cosas más. Y además, es legal.

Antes de comprar un ordenador hay que tener presente que, aunque su precio ha bajado en 2007 más de un 18 %, el gasto que exige en programas informáticos supera con mucho el coste de la nueva máquina. Es posible, sin embargo, no gastarse ni un euro más y tener todo el software legal que se necesite. En internet, si se tiene una buena conexión, se encuentran infinidad de programas gratuitos.

La primera opción a tener en cuenta es prescindir de Microsoft Windows y convertirse en usuario de Linux, el sistema operativo de código abierto y libre, que, además de más seguro y estable, es gratuito. Si compras tu ordenador en una tienda especializada, convence al técnico de que no te instale el Windows y te proporcione la máquina con Linux. Con este sistema te ahorrarás unos cuantos euros. Y recuerda que, a estas alturas, no es cierto que su instalación sea muy complicada. La última versión de Ubuntu (www.ubuntu.com) prácticamente se autoinstala. Pero no todo el mundo se atreve a dar este paso. No obstante, aunque uno decida utilizar el sistema operativo Windows, existen multitud de aplicaciones en la red con las que se pueden realizar las tareas habituales de un usuario normal o avanzado, y que nos evitan tener que pagar un alto precio por ellas.

1. EN LA RED

Lo primero es tener un buen navegador. La mejor alternativa al Explorer es Firefox, de Mozilla (http://www.mozillaeurope. org/es). Aunque también se puede elegir el Opera (http://www. opera.com). Luego podemos optar por tener un programa de correo instalado en el ordenador. Aunque todas las cuentas permiten gestionarlo desde la propia web, esta es una opción preferida por muchos usuarios. De nuevo la solución nos llega de manos de Mozilla: Thunderbird garantiza rapidez, seguridad y un control de spam.

2. FOTOGRAFÍA E IMÁGENES

Las cámaras digitales son otro de los cacharros electrónicos más extendidos en nuestros hogares. Todas ofrecen programas de retoque y archivo de imágenes de características básicas; pero hay algunas aplicaciones gratuitas en la red que mejoran sus prestaciones. Como catálogo y archivador de imágenes, la mejor herramienta es la que ofrece el buscador Google: Picasa (www. picasa.google.com), que permite enviar imágenes por correo electrónico, crear CD y organizar automáticamente todas las imágenes del PC. Pero si, además, deseas manipular de forma profesional tus fotografías, no tienes por qué comprar Photoshop: Gimp (www.gimp.org) es un potente editor de imágenes con características profesionales que puede competir en igualdad de condiciones con el famoso programa. Y otra curiosa herramienta, que te permitirá crear modelos en 3D es el Google Sketchup (www. sketchup.google.es), un programa sencillo y de uso intuitivo que ayuda a diseñar reformas caseras.

3. MULTIMEDIA

Otras de las funciones que más solemos utilizar de los ordenadores son la reproducción y edición de música y vídeo. Si tenemos un iPod, la única solución posible es usar el propio software de Apple iTunes (www.apple. com/es/itunes) con el que puedes reproducir, organizar y comprar este material. Pero si no es el caso, lo mejor es que descargues el clásico Winamp (www.winamp. com) o el mucho más completo Real Player (www.spain. real.com/player). Y como reproductor de toda clase de vídeos, prácticamente en cualquier formato, la herramienta indispensable es VLC Media Player (www. videolan. org). Pero si lo que quieres es crear tus propios archivos de audio, pegar canciones de tu reproductor, añadir efectos de sonido o fabricarte tus propios tonos para el móvil, consigue Audacity (www.audacity.sourceforge .net), una sencilla aplicación que es casi un juguete para melómanos. Y si también queremos grabar nuestros propios CD y DVD, la mejor alternativa al famoso y de pago Nero, es el CDBurnerXP (www.cdburnerxp.se).

4. NAVEGAR SEGURO


Pero antes de acometer cualquier descarga o acceder a páginas poco fiables, deberemos dotar nuestro ordenador de las suficientes herramientas de seguridad para evitar los ataques de los virus y detener a los ladrones de datos personales y contraseñas. La mayoría de los proveedores de internet ofrecen mecanismos de control a cambio de un pequeño recargo en la cuota mensual. Pero con muy pocos pasos podemos ahorrarnos este gasto. Hay un buen número de antivirus, antiespías y cortafuegos gratuitos que nos pueden proporcionar una más que razonable seguridad y, lo mejor, a coste cero. Avast (www.avast.com), Avira Antivir (www.freeav. com) y AVG (free.grisoft.com) son unos excelentes antivirus, comparables a los comerciales y que se actualizan automatica y prácticamente a diario, sin afectar apenas al rendimiento de nuestro ordenador. También podemos elegir entre un par de cortafuegos eficaces para alejar a los intrusos de nuestro PC: Comodo Firewall ( www. comodogroup.com) y Zone Alarm (www.zonelabs. com) son unas excelentes opciones. Y, como antiespías más recomendables, podemos elegir entre Spyware Terminator ( www. spywareterminator.com) y AVG Anti-Spyware (www.ewido.net/en/dow nload/). Ambos ofrecen una buena defensa contra quienes pretenden robarnos nuestros datos.

5. MÚSICA, CINE Y TV

Los llamados contenidos multimedia –música, cine, televisión– son otras de las gangas que se pueden encontrar en internet. Y, aunque en su mayoría no son gratis –por supuesto que no nos referimos a las descargas ilegales–, permiten abaratar bastante su precio en relación con el comercio tradicional. Servicios como iTunes Store de Apple, Pixbox de Telefónica, MSN Music de Microsoft, OVI (www.ovi.nokia.com) de Nokia, entre otros, venden música “on line” a un precio medio de 1 € por canción, lo que nos permite adquirir sólo aquellos temas que nos interesan. De esta forma, podemos personalizar nuestros propios CD de música o transferir nuestros temas preferidos al MP3, sin tener que comprar un disco completo de un artista del que sólo nos interesa una determinada canción. Es como si volviéramos a la época de los singles. Pero, si somos capaces de prescindir de las canciones y grupos de éxito y estamos dispuestos a sumergirnos de lleno en los nuevos valores y la música experimental, existen multitud de páginas web que nos proporcionan música de forma totalmente gratuita. Sólo hay que echar un vistazo a portales como www.redferret.net/ pmwiki/pmwiki.php para ver que hay mucho más de un millón de canciones y piezas musicales dispersas por el ciberespacio. En esta página podremos obtener un listado muy completo de enlaces con música gratuita procedente de cualquier parte del mundo. En España, la activa Asociación de Música en Internet (www.asociacionmusica. com) también ofrece un listado de “links” españoles en los que se pueden descargar las mejores versiones de nuevos artistas. Pero ningún sitio en internet iguala la colección sonora del archivo de audio de www.archive.org. Desde esta página, perteneciente a una organización sin ánimo de lucro, se pueden bajar numerosos directos de rockeros como Ryan Adams o de los legendarios Grateful Death, piezas de músicos clásicos y de jazz, y canciones de miles de bandas más. Los famosos tampoco han dejado pasar el tren y se han apuntado a la moda de la “descarga on line”. Por ejemplo, Peter Gabriel, el ex cantante de Genesis, ha creado un servicio gratuito llamado We7 (www.we7.com). Algo parecido acaba de iniciar el ex guitarrista de Radio Futura, Enrique Sierra, con su portal 127 (www.127.es). Y, en lo que se refiere a la televisión, las posibilidades de acceder a sus contenidos desde el ordenador son bastante interesantes, aunque la calidad de imagen aún deja mucho que desear. Hay un portal muy curioso TVGratis (www.tvgratis.tv) que te permite ver en tiempo real casi todos los canales del mundo en abierto.

El sector cinematográfico, por su parte, a pesar de que está sufriendo también el ataque de la piratería a través de las descargas ilegales, se encuentra en una posición bastante más atrasada que el musical en lo que se refiere al uso de la red con abaratamiento de costes. Hoy, aunque se están realizando esfuerzos en este sentido, tan sólo en Estados Unidos existe un sistema comparable a los portales legales de música. Allí los grandes estudios han puesto en marcha sistemas de distribución, que ofrecen el llamado vídeo bajo demanda, algo así como un videoclub a través de la red. En España hay varios portales que están comenzando a dar este servicio de videoclub online. Se paga entre 0,50 y 3 €, y se dispone de un plazo de tres días para realizar el visionado. No se pueden copiar a un DVD normal y la única solución para verla en un televisor es conectar el ordenador al mismo, cosa que sólo permiten los televisores más modernos: www.accine.com, el servicio Pixbox de Telefónica o www.videoclub.com.es son algunos de ellos.

TELÉFONO SIN COSTES

La forma más barata de disponer de telefonía para comunicarse con todo el mundo es la llamada Voz IP, que consiste en poder mantener conversaciones telefónicas a través del ordenador, con otro usuario de esta tecnología en cualquier lugar del planeta con el coste menor que existe: 0.

Para acceder a la Voz IP lo primero que hay que hacer es instalar un software específico en nuestro ordenador. El programa más popular y pionero es el Skype (www.skype.com), que es completamente gratuito y muy sencillo de usar. Pero hay otros proveedores que compiten en igualdad de prestaciones, como es el caso de JAJAH (www.jajah.com) o de Gizmo (www.gizmoproject.com), pero su uso está menos extendido.

Originalmente, este servicio sólo servía para mantener una comunicación con otro ordenador que también estuviese provisto de este ingenioso sistema. El lujo es que todas las llamadas efectuadas entre ordenadores son gratuitas. Pero, en la actualidad, Skype y las otras compañías que aportan este software comienzan a ofrecer también la posibilidad de realizar llamadas a teléfonos fijos y móviles de cualquier parte del mundo a un coste realmente bajo (desde luego, más bajo que las empresas de telefonía). Para utilizar todos estos servicios, hay que comprar primero un crédito en el portal de internet de la empresa, pero a partir de ese momento el precio de las llamadas es realmente muy económico.

Skype ya tiene en España más de tres millones de usuarios y en todo el mundo la cifra asciende a más de 170 millones de personas. Su mayor utilidad se encuentra en el ámbito de las llamadas internacionales, que quedan fuera de todos los paquetes de telefonía más ADSL que comercializan las operadoras. De hecho, el uso más frecuente de esta tecnología lo están realizando empresas que reducen de esta forma sus facturas en comunicaciones.