Pasarela

Foto: En el Pabellón Italiano de Feria de Barcelona, convertido en un gran invernadero transparente, Miriam Ponsa ofreció una ...

080 Barcelona Fashion

  • La modelo Miranda Kerr, vestida de Miriam Ponsa, inició la tercera edición de 080 Barcelona Fashion, que hasta el 18 de marzo ha protagonizado 22 desfiles de diseñadores independientes, diez de ellos internacionales, y todos ellos seleccionados por un jurado internacional.

En el Pabellón Italiano de Feria de Barcelona, convertido en un gran invernadero transparente, Miriam Ponsa ofreció una colección con los tejidos como protagonistas, que han servido incluso, cortados en tiras, para tricotar vestidos de punto "bobo" como si fueran una madeja de lana, con los que ha vestido a la Kerr, novia del actor Orlando Bloom y una habitual de las revistas de corazón.

Miriam Ponsa, de 35 años y diplomada en diseño por la Universidad de Southampton (Inglaterra), y en Diseño de Técnicas de Punto en Manresa (Barcelona), su ciudad natal, sucedió en la responsabilidad de inaugurar una pasarela a Teresa Helbig y a Txell Miras, un trío de creadoras que ya son realidad y con una trayectoria creadora y comercial en el mundo de la moda.

Tejidos envejecidos, el color negro y el gris, y pantalones de talle alto con grandes pinzas han destacado en la colección, en la que no faltaron prendas hechas con látex, un material con el que lleva experimentando algún tiempo y que también estaba este verano en la colección que ha llevado a París, Berlín y Amberes.

A Ponsa le siguieron Gori de Palma, que ha explorado en la interpretación de los conceptos culturales a lo largo del tiempo y ha reinterpretado la moda surgida en los años 60 y 70 de los barrios obreros.

A continuación, el gallego Manuel Bolaño llenó la pasarela de colores rojo, amarillo, azul y verde, y el holandés Maikel Bongaerts, que ya participó en la primera edición del 080, ha intentado recuperar la tradición de la sastrería tradicional.

El conseller de Innovación, Universidad y Empresa de la Generalitat, Josep Huguet, declaró tras el desfile inaugural que el " 080 no tiene marcha atrás y ya se está consolidando en la moda independiente y emergente" y, prueba de ello, es que este año asistieron 400 periodistas de 150 medios de comunicación a informar de la pasarela, de los cuales más de treinta son internacionales.

Anunció que, en colaboración con el Ayuntamiento de Barcelona y Fira, la Generalitat quiere promover a la capital catalana como una gran plaza de venta de moda permanente y que el concepto Barcelona Fashion Place se internacionalice.

Para ello, estudian llevar a cabo campañas de promoción comercial en determinadas fechas y captar compradores de otros países, con acuerdos ligados a las compañías aéreas de "lowcost" que operan en Barcelona.

Según los datos de la organización, a esta edición acuden 60 compradores, agentes y representantes de centrales de compra, cifra que representa un aumento del 40% con respecto a la segunda edición, de grandes almacenes como Harvey Nichols, de China y Emiratos Árabes, y HP France, de Japón.

Huguet insistió en que este nicho de moda independiente y emergente "no está ocupado por nadie” y que están dispuestos a que Barcelona sea la mejor en este campo de la moda porque "no hay nada igual en el mundo”.

Sobre el reclamo de modelos internacionales como la australiana Miranda Kerr, puntualizó que "la moda independiente, con una buena percha se vende mejor".