Pasarela

Foto: Quizá uno de los principales motivos de desvelo sea, especialmente para las novias, el de su traje de bodas. Así que, ...

Así fue la Cibeles Madrid Novias

  • El día de la boda es, probablemente, uno de los más importantes en la vida de una pareja. Los nervios, los invitados, la ceremonia, la fiesta... ¡y el traje! Muchos son los detalles que controlar y que pueden quitar más de una noche de sueño por un único motivo: que todo salga perfecto.

Quizá uno de los principales motivos de desvelo sea, especialmente para las novias, el de su traje de bodas. Así que, ¿qué mejor que coger ideas de los grandes diseñadores de nuestro país?

Hannibal Laguna, Modesto Lomba, Petro Valverde, Elio Berhanyer, Duyos, Roberto Torretta, Isabel Zaprdiez y, con los suyos, hasta un total de 22 desfiles mostraron en la renombrada Cibeles Madrid Novias (antes Puerta de Europa) las propuestas para la próxima temporada 2010 no sólo para novias sino también, y por primera vez en esta feria, para vestir al hombre el día de su boda, así como lencería, tendencias de fiesta, de comunión y complementos.

Pero si existe un nexo de unión entre todas las colecciones que se pudieron ver en la pasarela nupcial madrileña ese es el de los “vestidos-joya” adornados con plata, con cristal noble… Prendas exclusivas para un día inolvidable que rozan la costura, como en el caso de Hannibal Laguna.

Las grandes firmas nacionales “hacen causa común” y apuestan por tejidos vaporosos y delicados como la organza, la seda, la gasa o el guipur y hablan con sus formas de un estilo romántico y bucólico, extremadamente femenino, incluso vintage que, aunque sigue siendo fiel al clásico blanco, muestra notas de excentricidad y atrevimiento introduciendo en detalles guiños rojos, magentas, grises y hasta negros.

Para ellos, Duyos, Modesto Lomba y Miquel Suey intentan sacar el lado más chic del novio sin abandonar en ningún momento la comodidad, apostando por un estilo retro que se deja entrever en formas, colores y tejidos. Del estilo años setenta de Modesto, a las reminiscencias del siglo XVII de Suey o la reactualización de las décadas de los 50 y 60 de Juan Duyos, las propuestas de estos tres creadores se basan en una máxima “el hombre está muy interesado por ofrecer en su boda un look impecable y muy actual, de ahí que sorprenda su combinación de pasado y presente, de modernidad y clasicismo.