Algunas personas provocan con demasiada frecuencia situaciones que ponen en peligro su trabajo, su salud o sus relaciones afectivas. Atraídas por las sensaciones fuertes, han desarrollado una curiosa adicción al riesgo. Les gusta controlar las situaciones difíciles, aunque a veces son controladas por ellas, pues es imposible vivir en la frontera del peligro sin caer, de vez en cuando, en él. Si las ganancias, cuando salen airosas, son importantes, las pérdidas, cuando fracasan, suelen ser desastrosas.

¿Por qué lo hacen? Esta temeraria atracción está motivada, en primer lugar, por la necesidad de vivir emociones intensas, como si estas personas estuvieran dominadas por una especie de aburrimiento interno, de anestesia psíquica, que sólo se pudiera combatir a base de estímulos exagerados. Valoran lo que tienen cuando pueden quedarse sin ello, por lo que sólo son capaces de reaccionar seriamente ante la idea de la pérdida. De ahí que se pongan continuamente a prueba: necesitan saber dónde están sus límites.

Pero no es su “yo” consciente el que domina estos actos, sino un conjunto de impulsos que no pueden controlar y que se producen porque, en verdad, tienen un cierto desconocimiento de sus límites. Conflictos internos y, por supuesto, desconocidos para ellos, porque pertenecen al mundo inconsciente, les llevan a asumir riesgos innecesarios. Estas personas pueden causarse mucho daño y, en ocasiones, provocarlo a los demás.

Una de las conductas de riesgo que más muertes causa es la que se practica al volante del coche. También en este ámbito, los jóvenes son los que más atraídos se sienten por el riesgo, pues desean tener experiencias nuevas y probarse a sí mismos. Como no miden, en ocasiones les cuesta la vida. De hecho, es la primera causa de muerte en España entre este colectivo. Pero también muchos adultos siguen comportándose de forma insensata y ponen en peligro sus vidas y las del resto de los conductores. ¿Por qué hay tantas imprudencias al volante? Cada persona tendrá sus razones subjetivas, y generalmente inconscientes, para sucumbir a los encantos del riesgo.

REPETICIÓN DE RASGOS

Ana llegó a casa con dolor de estómago. Su marido le parecía un irresponsable al volante. Pero, aunque siempre corría más de la cuenta, nunca lo había hecho cuando viajaban con los niños. En esta ocasión había tenido que ir todo el viaje pidiéndole que redujera la velocidad sin que Jorge la escuchara. Había llegado a poner el coche a 180 km/h y, ante las quejas de su mujer, respondía que se trataba de un automóvil muy estable, con unos frenos excelentes. Además, él tenía muchos reflejos, conducía muy bien, etc. Ana llegó a amenazarle con bajarse del coche con los niños si no reducía la velocidad.

Dos semanas antes habían muerto dos jóvenes de su pueblo cuando volvían de madrugada de una fiesta. Si siempre había tenido miedo cuando él aceleraba, después de este acontecimiento todavía más. No podía entender la insensatez de su marido. Cuando llegó a su casa, y ya sin los niños delante, Ana le dijo: “Si quieres correr, hazlo cuando vayas solo, pero me parece una barbaridad conduzcas a esa velocidad que con tus hijos detrás. ¿Cómo puede hacer eso un padre?”.

Jorge se quedó perplejo porque la escena le resulta familiar. Era la que tenían sus padres, que discutían con frecuencia por la misma razón. Él odiaba aquellas peleas, pero había resuelto la ambivalencia que tenía con su progenitor identificándose con él. Después de salir de su perplejidad, se preguntó: “¿Cómo es posible que repita como padre justo aquello que más me molestaba del mío?”.

Lo que le ocurre a Jorge es bastante habitual. La repetición de los rasgos del padre o la madre que más rechazamos en su día se produce por identificación con ellos. Cuando hay impulsos agresivos hacia los padres que no se han elaborado, el hijo calma la culpa que le provocan repitiendo su conducta. Las razones de la atracción por el riesgo son subjetivas y para cada persona responde a causas diferentes. Los individuos adictos al riesgo tienen anestesiados afectos tales como la ternura y el placer. Necesitan sensaciones fuertes porque no pueden disfrutar de los pequeños placeres de la vida.

Algunos aspectos de la vida en los que las personas adictas al riesgo tiene más tendencia a jugársela suelen ser:

EL AFECTIVO: las personas que no están seguras de lo que sienten y tienen dificultades para amar ponen en riesgo, con frecuencia, su relación de pareja pues sólo la valoran cuando creen que la pueden perder. Son personas inseguras y dependientes, que se disfrazan de conquistadores para esconder sus verdaderos temores.

EL PROFESIONAL: poner el puesto de trabajo en peligro por malas actuaciones, falta de responsabilidad, descuidos reiterados o dejadez es una tendencia que, en ocasiones, está al servicio de calmar una culpa inconsciente asociada a ciertas situaciones de éxito laboral. Cuando el individuo cree, y está realmente convencido de ello, que no se merece ese puesto o que el cargo que ostenta es demasiado para él, aparece la idea de que se lo está quitando a otra persona de su entorno laboral.

EL CORPORAL: es característico de aquellas personas que corren riesgos que dañan su cuerpo. Tienen accidentes continuamente y, de este modo, el dolor corporal se hace cargo de un sufrimiento psicológico que no se siente o cuyo reconocimiento provocaría una angustia excesiva. Si se tienen pocos recursos psicológicos para reaccionar correctamente ante los conflictos anímicos, es el cuerpo el que sufre el que grita y se hace cargo de los sollozos que vienen del alma.

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

Cinco señales que indican que podrías sufrir un ataque de nervios https://t.co/TrTIYvycUe https://t.co/R0NGGIdJVC Hace 1 hora · responder · retweet · favorito

¡A por ella! Con la suscripción trimestral de @Guapabox te regalan esta cajita de cosmética coreana… https://t.co/qiVnHIo8Uc Hace 1 hora · responder · retweet · favorito

Es un hecho. Donald Trump y Melania no duermen en la misma cama https://t.co/dvgjHKRd2X https://t.co/5anyDfi3nE Hace 1 hora · responder · retweet · favorito

Las cremas y sopas que te ayudarán a combatir la astenia primaveral https://t.co/8eHDOmlRtm https://t.co/WljFZ5h65J Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Kate Winslet confiesa que sufrió acoso escolar https://t.co/VutjDl8NdA https://t.co/N2mhNtmxL4 Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

La razón por la que Selena Gómez borra su acceso a #instagram una vez a la semana https://t.co/AajZJsU4OH https://t.co/57rR1oEl8s Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

Instagram