Si no hemos disfrutado de ningún periodo de vacaciones, por breve que fuera, desde el verano pasado, lo lógico es que lleguemos cansadas a este mes y con el deseo de rescatar un poco de tiempo para nosotras. Junio anuncia las vacaciones, por lo que comenzamos a pensar en el verano como un bálsamo para nuestro ánimo. Es necesario romper la rutina, pensar un poco en cómo nos sentimos, en qué deseamos. La vida cotidiana tiene sus horarios, sus tareas, sus automatismos, pero posee un sentido diferente cuando disfrutamos de la sensación de que somos nosotros quienes la dirigimos, y no pensamos que actuamos empujados por una serie de obligaciones a las que respondemos sin plantearnos por qué y cómo las llevamos a cabo.

Abarcar demasiado

“Preferiría no hacerlo”, pensó Julia cuando su jefe le encargó un trabajo para el mes de julio. Pero se calló y no dijo nada: no están los tiempos para negarse a trabajar cuando te piden algo que, en principio, todo el mundo envidiaría. Pero ella preferiría no hacerlo.

Le vino a la memoria un relato de Herman Melville; en él, un personaje que llega como escribiente al despacho de un abogado se dedica a repetir sistemáticamente esta frase, “preferiría no hacerlo”, cada vez que le piden algo. Ella, sin embargo, nunca haría eso, aunque no por falta de ganas en determinados momentos.

Ahora mismo, por ejemplo, desearía poder decirlo. Ha pasado un invierno duro, ha tenido mucho trabajo, su marido ha viajado continuamente también por razones laborales y sus hijos, ambos adolescentes, se han pasado el curso luchando entre sus irrefrenables ganas de salir con amigos y sus obligaciones con los estudios. Ella ha estado ahí para ayudarles. Los exámenes de sus hijos aumentaban las preocupaciones de Julia, que comenzaba a estar cansada. Necesitaba vacaciones. Más que nunca, este año quería desaparecer y dejar todas las labores que llevaba a cabo en su día a día cotidiano.

Miedo al “no”

Julia fue la mayor de cinco hermanos y con frecuencia tuvo que cuidar de ellos. Habría preferido no hacerlo, pero ni siquiera atrevió a pensarlo. Nunca pudo poner palabras a lo que sentía; por esa razón le gustó tanto el relato de Melville (“Bartleby, el escribiente”), donde aquel personaje pronunciaba una y otra vez la frase que explicaba gran parte de lo que ella había callado en su historia infantil. El deseo de ser querida por sus padres la había llevado, en la infancia, a ocuparse de labores que no le gustaban. Pero decir “no” representaba que la podían rechazar.

Hoy, después de haber elaborado psicológicamente quién era y qué quería, se atreve a hacerse cargo de sus deseos, sabe lo que quiere y lo que no. Lo dijera o se lo callara, ella sabía cuál era su deseo. Antes no podía negarse nunca a nada: ni en el trabajo, porque creía que la echarían; ni en la cama, porque fantaseaba con que su pareja la rechazaría para siempre; ni en su casa, pues sus hijos la verían como una mala madre. La mirada crítica que tenía sobre sus actos era tan intransigente que no le permitía decir “no” a nada. Asociaba negación con debilidad.

Hacia la felicidad
 
Curiosamente, cuando comenzó a expresar lo que quería y a rechazar lo que no deseaba no se cumplieron sus peores temores. Antes al contrario, en su trabajo la empezaron a valorar más, porque aparecía como una mujer con criterio propio; su pareja empezó a respetar más sus deseos y ella se sintió más querida. En cuanto a sus hijos, aunque protestaban, los veía mejor. Saber decir “no” favorece que podamos disfrutar más cuando decimos “sí”. Registrar lo que preferimos hacer y lo que deseamos rechazar significa hacernos cargo de nuestros deseos y gozar de la sensación de que somos nosotros los que tenemos en nuestras manos el control de nuestra vida.

Ahora bien, decidir no hacer algo muestra no sólo nuestros deseos, sino también nuestros límites. La energía que nos mueve en la vida se agota si no la reponemos, si no respetamos nuestras necesidades tanto corporales como emocionales. Nos resulta imprescindible alimentarnos de lo que nos gusta y tener tiempo para escucharnos mejor, para rechazar lo que no queremos y elegir, en la medida de lo posible, acercarnos a aquello que nos hace sentir bien.

Claves

Registrar lo que preferimos hacer o no hacer es una forma de estar en contacto con nuestros deseos y de reconocerlos. La incapacidad de negarnos a nada puede esconder la fantasía de tenerlo todo y alude a la intolerancia de aceptar los límites.

El descanso semanal, como las vacaciones, es necesario para alimentar partes de nuestra vida que necesitan tiempo para enriquecerse (hijos, pareja, afi ciones). Cuando hay confl ictos no reconocidos, el trabajo ocupa con frecuencia todo el espacio vital, para evitar el enfrentamiento con esos confl ictos.

Hacerse cargo de las elecciones propias requiere una madurez psicológica que conduce a la agradable sensación de que somos nosotras quienes llevamos el timón de nuestras vidas.

No reflexionar sobre lo que deseamos hacer y lo que no, o echar la culpa de lo que nos ocurre al otro, es una forma de dejarnos llevar por las circunstancias, de dejarnos caer en sus manos. Algo que quizá en ocasiones deseamos, pero que

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

Sin duda el #yoga es el deporte del momento y tiene un sinfín de aportaciones para nuestra salud:… https://t.co/sLqcvtThZr Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Estos son los #looks que @marsaura luce en verano: https://t.co/XEm2L3GXPV https://t.co/FPr2AKHswm Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

Por esto debes evitar los flotadores para tu bebé: https://t.co/hXd2bq6CcG https://t.co/etlvaxI0HV Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

Lo que tienes que saber para ver el eclipse total hoy a la noche... https://t.co/epibXB5o6z https://t.co/S83fwrOCPq Hace 7 horas · responder · retweet · favorito

@patrymontero ha añadido a su larga lista un nuevo deporte. ¡Y tiene mogollón de beneficios! https://t.co/Yp1QieRiWn https://t.co/49FquxQxIm Hace 8 horas · responder · retweet · favorito

Los objetos de deseo fashionistas más absurdos, desde la cinta americana como cinturón clip de 160 euros… https://t.co/2u9kTDv3BO Hace 10 horas · responder · retweet · favorito

"Recuerda que siempre, siempre, siempre sale el sol. Y hoy será un gran día" #felizlunes #buenosdías https://t.co/vskNvDNuXI Hace 11 horas · responder · retweet · favorito

Descubre cuáles son los escotes que más favorecen según tu pecho y tu cuerpo https://t.co/b0EkGD5q38 https://t.co/jj5duccAkh Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¿Acondicionador o mascarilla? La duda no existe https://t.co/QzyqQeHxHp https://t.co/oerjm1gxlI Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Miley Cyrus se viste de Elvis con un diseño de Jeremy Scott #Moschino https://t.co/DJYfC1yP7w https://t.co/RssbIWWUFQ Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Instagram