Una verdadera amiga es una fuente de bienestar. Su existencia colma la zona de la realidad psíquica que nos empuja a relacionarnos con los demás, a pertenecer a un grupo. Las mujeres necesitamos interlocutoras que nos acompañen en la tarea inagotable de construir nuestra feminidad. La psicoanalista francesa Françoise Dolto dice que es preciso que las mujeres se ayuden para superar las pruebas por las que se atraviesa en esa construcción. Primero está la madre; luego, las hermanas, y finalmente las amigas, con las que podemos repetir o reparar los conflictos que tuvimos con las primeras. Es probable que tener buenas amigas sea un síntoma de nuestra capacidad para construir una feminidad que nos guste. Nos hacen sentirnos acompañadas, aunque no estén cerca, porque sabemos que “están ahí”: las puedes llamar en cualquier momento y siempre responderán. Pero, en ocasiones, las amistades se deterioran.

Aunque le dolía, Inés había llegado a la conclusión de que algunos actos de su amiga Clara eran agresiones. A Clara siempre le gustaba ir de buena, lo que le impedía reconocer su rivalidad con Inés. En sus últimas reuniones, cuando ésta intentaba hablar sobre la situación, Clara se callaba o lo negaba. Esta actitud fue definitiva para que Inés decidiera que no quería como amiga a quien la hacía sentirse mal y se negaba a hablar. Si no hay intercambio de palabras que nombren cómo nos sentimos y lo que nos ocurre, tampoco hay amistad. Si no se reconocen los actos que pueden perjudicar a una amiga, sólo queda rivalidad.

La relación de Clara e Inés tenía que ver con la historia afectiva de cada una. Pero mientras la segunda había elaborado la rivalidad con las mujeres de su familia (su madre y su hermana), Clara –la única chica entre sus hermanos–, no había sido capaz de elaborar una feminidad que la hiciera sentirse bien consigo misma y siempre quería arrebatarle algo a la otra.

La amistad, como el amor, nace de afinidades inconscientes que surgen entre dos o más personas. Nuestro yo busca a otro para compartir intereses y frustraciones, secretos y deseos. Lo busca para escuchar y escucharse. Como toda realidad afectiva, tiene un lado oscuro que escapa a la razón y se adentra en el incontrolable mundo de los sentimientos. El deseo que nos impulsa hacia la amistad se establece al querer ser como el otro, pues puede convertirse en el reflejo de rasgos de nuestra personalidad. De ahí que muchas amistades se rompan cuando, al cambiar alguno, deja de funcionar la identificación. La educación sentimental de la infancia determina las amistades. Si en los modelos aprendidos hubo una rivalidad alta, el vínculo tenderá a reproducirse en las relaciones amistosas, salvo si se ha elaborado.

Deseo de ayudar

Según el psicólogo Theodor Reik, amigo de Freud, la amistad es una reacción a sentimientos de rivalidad originados por el conocimiento inconsciente de ciertas cualidades del amigo. La tendencia a ser como él, incluso a superarlo, se transforma en deseo de ayudarlo. Los afectos más rivales se convierten en identificación y amor. Este origen de los sentimientos amistosos explicaría por qué algunas relaciones que comenzaron bien pueden acabar mal. La competencia primaria, disfrazada de afecto, aparecería más adelante si se renuevan los antiguos recelos. La verdadera amistad deviene por lo general en una relación larga, que pudo superar los alejamientos, crisis y conflictos inherentes a la vida.

LAS CLAVES

Hay síntomas que señalan quiénes son tus mejores amigos. Son:

• Te hace sentirte bien tras hablar con ellos y te reconfortan. No te hacen dudar de ti misma. 
• Respetan tu libertad y no establecen relaciones de poder ni de sometimiento.
• Te aconsejan, pero no te critican y te dejan margen para decidir.
• No intentan aprovecharse de la influencia que tienen sobre ti, ni te utilizan para lograr lo que quieren.

Otros síntomas nos advierten sobre el peligro de ciertas amistades:

• No se alegran de tus éxitos, te critican permanentemente o no respetan tu manera de ser.
• Sólo establecen complicidad cuando te encuentras mal.
• Parece que escuchan, pero dicen lo que tienes que hacer enseguida. No preguntan, hablan de sí mismos.
• Nunca reconocen que te han podido molestar, porque su vanidad no soporta que les señales sus fallos.

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

Descubre las novedades para esta temporada en BB, CC y DD Creams #Belleza https://t.co/ruNexBaELn https://t.co/s6REwxe6R2 Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Consejos de @LauraGalarreta para encarar la #primavera y el cambio de estación https://t.co/ol7oD6kknv https://t.co/Ze1T1604lr Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Hoy, en #2MinutosModa by @marsaura... cómo lucir bien el escote 'halter' (y dos consejos de belleza)… https://t.co/iX6NcThRuM Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

Aunque la mayoría de las veces relacionemos a Lady Gaga con este estilo, también sabe ser elegante. MUY ELEGANTE… https://t.co/y9lC33u0Rl Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

Se nos hace la boca agua con este mousse de chocolate con fresas que propone @eatfashionblog https://t.co/hZaMhZ88jv https://t.co/n4S4PNqFps Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

Dieta, ejercicio y las mejores cremas para acabar con la #celulitis y lucir cuerpazo este verano… https://t.co/yr2n0GAm8C Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

No podemos estar más de acuerdo con @juanjooliva: "la elegancia no la hace el vestido" https://t.co/1pOH2qgD4s Hace 4 horas · responder · retweet · favorito

Las mujeres y los hombres no cuidan igual a sus amigos. ¿Estás de acuerdo? https://t.co/vomcJAI4db https://t.co/W8sr2xQz2j Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

David Beckham sufre un accidente de tráfico con su hijo https://t.co/CHYi1Tvgu5 https://t.co/mShWoFs8rN Hace 5 horas · responder · retweet · favorito

Instagram