Dismorfofobia

Dismorfofobia

La Dismorfofobia o Trastorno dismórfico corporal es una creencia obsesiva o una preocupación exagerada por poseer un defecto en el aspecto físico, que es prácticamente indetectable para otra gente.

Las personas que padecen este tipo de trastorno, temen que otros hagan comentarios negativos sobre su apariencia (a veces también sobre su olor). La imagen corporal está distorsionada y las personas que padecen este trastorno pueden llegar a describirse así mismas como “deformes” y “monstruosas”, cuando en realidad su aspecto es normal. Así, una persona puede estar continuamente sufriendo y llegar a no salir de casa, porque considera que tiene la nariz torcida y que los demás se van a burlar de él, mientras que para el resto de las personas este supuesto defecto físico no sea perceptible.

Las zonas en las que más se suelen centrar estas obsesiones injustificadas son: piel, nariz, ojos, boca, orejas, pelo, pecho etc. aunque puede referirse a cualquier parte del cuerpo.

Estas personas suelen ser muy perfeccionistas, muy sensibles al rechazo y con una autoestima muy baja.

Es un trastorno que causa muchísimo sufrimiento a la persona que lo padece y un gran aislamiento social.


Esta preocupación excesiva por un detalle físico les lleva a una serie de conductas compulsivas y/o de evitación:

- Invierten gran cantidad de tiempo en intentar camuflar la parte de su cuerpo con la que están disconformes, por ejemplo, llevando el pelo largo, gafas de sol oscuras, llevando mucha ropa incluso en verano etc.

- Evitan mirarse al espejo o, por el contrario, consumen gran cantidad de horas delante de él para analizar su “defecto”.

- Evitan salir a la calle, encuentros sociales etc.

- Evitan hacerse fotos o verse en ellas

- Se comparan continuamente con otras personas

- Interrogan continuamente a sus familiares y amigos sobre su aspecto

- Suelen acudir a médicos, dermatólogos y cirujanos plásticos para corregir ese supuesto defecto, no quedando conformes con las soluciones o resultados que se les da, ya que se trata de un problema psicológico, no físico.


“Sentirse como el “hombre elefante”. Así es como me he sentido durante mucho tiempo, temblando por tener que salir a la calle. Un esfuerzo constante por vivir y relacionarme, por intentar llevar una vida normal y que no se me notara mi miedo: el pánico a uno mismo, a que los demás te miren, a verse reflejada en un espejo o un escaparate, a contemplarse en una foto o un vídeo...

Recuerdo que cuando llegué a la consulta y me preguntaron en un cuestionario qué es lo que más deseaba, escribí: poder pasear por la calle tranquila. Algo tan sencillo para la mayoría y tan difícil para los que sufrimos dismorfofobia. Bueno; pues ya casi lo he conseguido, mi vida ha dado un giro de 180º, hasta incluso me gusta salir a la calle...
Ahora soy capaz incluso de ir sola a un viaje organizado y pasarlo estupendamente con todo el grupo, como he hecho este verano. También soy capaz de ponerme la ropa y accesorios que más me gustan —mi última adquisición ha sido una camisa de tela africana de colores chillones— en lugar de intentar pasar desapercibida como hacía antes. Verme en una foto me costaba una depresión de varios días: ahora me hago infinidad, en unas me veo mejor y en otras peor, eso es todo. Ir a la peluquería, dejarme el pelo suelto, llevar falda, etc... En fin, todo lo que para algunas mujeres es sencillo, para mí era un infierno.
Hoy, mi postura ante la vida es más optimista, me gusta conocer gente nueva y relacionarme, comprar ropa, ir a conciertos, sentarme a tomar algo en un bar... cosas a las que mucha gente no da importancia, pero que a mí me exigían un esfuerzo tremendo. Llevo toda mi vida luchando hasta la extenuación contra un fantasma, creo que ahora voy a relajarme y divertirme...me lo merezco”.

En un capítulo de la famosa serie televisiva CSI, se contaba el caso de una bellísima modelo que, bajo una presión intolerable por un cuerpo y un rostro pefectos, habia llegado a verse a sí misma como un monstruo...y autocastigarse por ello hasta extremos salvajes que la llevaban a la muerte. La chica sufria un caso extremo de dismorfofobia que nos dejó los pelos de punta

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

¡Ya en tu quiosco! Paz Vega revela sus nuevos desafíos en la revista @Mujerhoy https://t.co/etIJOyl8h6 https://t.co/NJVG3D7IsM Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

"Hay dos formas de difundir la luz: ser la lámpara que la emite o el espejo que la refleja" (Lin Tuyang) Buenos día… https://t.co/LhG4QKhcVn Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

¡Qué horror! Esta es la moda más fea de la temporada https://t.co/HbGGHOciow https://t.co/v0ucf2IMyI Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Exfoliantes para el pelo: descubre los beneficios y los mejores productos para limpiar tu cuero cabelludo… https://t.co/EoX9ryNBdA Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Cirugía e implantes, así conseguirás lucir los glúteos como algunas famosas https://t.co/hEM8lXFy0l https://t.co/t8pQZsFwV9 Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Estampados, colores lisos, volantes, cut out,... Fichamos las tendencias en bikinis y bañadores de las famosas… https://t.co/lLqcs2CVQE Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

¡Este fin de semana pide tu @Mujerhoy y descubre los nuevos desafíos de Paz Vega! https://t.co/kjlA7mcfIb https://t.co/v9mRJ2iCJ9 Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Esta noche, mima tu piel con una mascarilla detox y te levantarás radiante #belleza https://t.co/rcr0e8TWW3 https://t.co/74EOCNRmy5 Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Si creías que dos semanas sin gimnasio no eran nada, aquí está una investigación que te hará pensarlo dos veces… https://t.co/AR0AGet7Kt Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Nuestra bloguera se ha puesto a fichar modelitos de @bimbaylola y sus favoritos nos han encantado… https://t.co/0uMepW5qdF Hace más de 1 día · responder · retweet · favorito

Instagram