Las claves

Algunas de las razones por las que se producen alteraciones en el sueño son:

INTOXICACIÓN EMOCIONAL. Cuando nuestro psiquismo está sobrecargado de afectos que no han tenido ningún modo de expresarse, porque los censuramos, no es raro que aparezca el insomnio. Evitamos dormir para evitar soñar, pues durante el sueño podrían liberarse esos afectos.

ESTRÉS O CANSANCIO EXCESIVO. Conviene protegerse de las demandas externas excesivas, que nos dejan sin energías. Para ello, hay que aprender a tolerar las limitaciones propias.

UNA EXPECTATIVA ANSIOSA. Cuando se espera algún acontecimiento muy especial, es probable que el psiquismo no alcance el grado de relajación preciso para conciliar el sueño.

ANIVERSARIOS DEL CORAZÓN. Hay épocas asociadas a acontecimientos sentimentales que nos han hecho sufrir. Si tales conflictos afectivos no se han elaborado bien, se reeditan provocando insomnio.

FOBIAS AL SUEÑO. El temor a dormir delata el miedo a deseos inconscientes que pueden surgir durante el sueño. Éste surge después de pasar por una pesadilla