El tabaco, la cafeína, el alcohol, las bebidas que te dan alasl o el Ginseng entre otros, no tienen valor afrodisiaco a largo plazo. Los únicos afrodisiacos efectivos son un compañero/a sexual, una buena condición física y psicológica y el momento adecuado.

Los efectos estimulantes de ciertos vegetales que abren el apetito sexual llamados afrodisiacos podríamos decir que ya se conocen desde antes de Cristo y, a partir del descubrimiento de América, muchas de estas sustancias vegetales fueron incorporadas a la medicina. Ese es el caso de la morfina, la atropina, la reserpina, el curare y la nicotina, entre otras.

Científicamente, un afrodisiaco debería ser un medicamento que nos provocase un aumento del apetito sexual, que fuera seguro y cuyo efecto fuera en relación a la dosis aplicada. Sin embargo, la realidad es otra: que provoca un adormecimiento de nuestro subconsciente y un comportamiento artificial.

Por este motivo, hay que tener mucho cuidado a la hora de usar estos afrodisiacos. Los especialistas recomiendan que todo paciente con una disminución en el apetito sexual debe ser diagnosticado y tratado, porque pueden encontrarse causas psíquicas, como el estrés, o causas físicas, como una disminución del tamaño testicular, una distribución anormal del vello púbico o de la grasa corporal. También puede existir, incluso, un aumento de la prolactina sanguínea, la hormona que disminuye el deseo sexual.

Según la psicóloga Susana Fernández Coella, el abuso y dependencia de estas sustancias alteran la personalidad de los individuos y pueden provocar transtornos psíquicos.

Los españoles tenemos la mala costumbre de automedicarnos y, cuando nos parece que no damos la talla, acudimos a cualquier método que nos ayude a salir del paso sin pensar en el riesgo que corremos ante posibles efectos secundarios.

Cuando hablamos de afrodisiacos siempre lo asociamos a sustancias vegetales o alimentos con un alto componente hormonal que fomentan y potencian el instinto sexual. Sin embargo, hoy en día podemos hablar de otro método que nos despierte la líbido: los afrodisiacos visuales, que producen una excitación en nuestra fantasía mental.

Algunos de las más famosas y utilzadas en la intimidad, las hemos visto en películas como, por ejemplo, una fresa rozando levemente los labios, algunas zonas del cuerpo untadas con mermelada o nata, movimientos sugerentes al ritmo de una música y un sin fin de juegos eróticos que nos dan ideas de cómo disfrutar de nuestro cuerpo y nuestra sexualidad sin tener que recurrir a métodos artificiales que acaban anulando nuestro yo.

profile

Mujer hoy

Mujerhoy

¡Me aburrooooooooo! Guía práctica para que los niños se diviertan en verano https://t.co/E1933VLl1K https://t.co/XnM4PqSP5I Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

No te pierdas Abracadabra, lo nuevo de Pablo Berger protagonizado por Maribel Verdú y Antonio de la Torre… https://t.co/7lDZVEuUPn Hace 2 horas · responder · retweet · favorito

¿El mejor truco de belleza? ¡Hidratarse! No olvides lo que nos cuenta @patrymontero https://t.co/pPvIA1txmG https://t.co/8NyCNI642Q Hace 3 horas · responder · retweet · favorito

Instagram