¡Quién lo diría! Pero así es. La influencia de la vida de una familia de aristócratas del siglo pasado en el condado de 'Downton Abbey' (Inglaterra) relatada por capítulos en la serie del mismo nombre y que emite Antena3 es la que marca tendencia. La inolvidable boda de 'Lady Mary Crawley ', la heroína interpretada por la actriz inglesa Michelle Dockery, no solo ha convertido su vestido de novia en uno de los diseños más copiados por las futuras esposas del mundo entero; también ha hecho que ese look sea imitado hasta la saciedad. Así los aseguran los expertos: no hay ninguna novia que no se vaya a casar sin añadir a su peinado algún tipo de diadema, tiara o similar, ese detalle que huela a nobleza, aristocracia y clase alta. Tanto si es para una ceremonia tradicional como para ir a un juzgado, las novias recurren a algún tipo de adorno como plus para que su peinado destile encanto.

Para conseguir este look tierno y ultrafemenino, los estilistas del salón de peluquería New Look (www.newlook.es) para las futuras novias. El sello principal del 'wedding Hair' se caracteriza por cualquier tipo de moño o recogido de líneas formales, muy depuradas y el accesorio esencial de una tiara.

  • Peinado. En este caso el recogido suave que proporciona un aire aristocrático de una elegancia exquisita, queda muy bajo, de hecho el cabello cae por el cuello hasta casi el comienzo de la espalda. Las tiaras y diademas, tan de actualidad, tiene en este peinado una localización algo inusual, la frente, de diseño regio de estilo 'art decó', llega hasta la nuca estilizando su anchura. El diseño presenta flores engarzadas en piedras de fantasía. 
  • Maquillaje. Para obtener una piel 'de novia' es esencial haberla procurado cuidados previos. A la hora del realizar el maquillaje nupcial, ha de buscarse un acabado sencillo, nada recargado, siempre en tonos neutros, rosados o marrones claros. Se recomienda elegir bases 'ligths' luminosas y de escasa cobertura o bien optar por geles de color para eludir los rostros artificiales, enmascarados y que el cutis quede fresco y natural.   Resumiendo, los tonos beige y nude para la piel, los colores degradados: declinaciones pastel desde el rosa, al lila, malva o verde; en cuanto al colorete, elegir un rubor en tonos rosas o melocotón: amarillo anaranjado. 
  • Para la noche. A la hora del baile habrá que añadir algo más de intensidad al colorido de mañana o media tarde. Los clásicos 'smoky-eyes' se cargan de pigmentos para ofrecer intensidad y penetración a la mirada y que no se pierda con las luces artificiales. Tonos en visón, marrones oscuros, gris plata, y, si puedes, añadir pestañas postizas al look nocturno. 
  • Para las uñas. El set de Deborah Lippman 'The Princess Bride' deja las uñas esmaltadas con tonalidades elegantes y brillantes para darle el toque tradicional sin estridencias de un look principesco. 

Autora Alex P.

Experta en belleza y cosmética.

Alex P.
+info
Autora Alex P.

Experta en belleza y cosmética.

Alex P.

Crónicas cosméticas, trucos de belleza, consejos de estilismo y, a veces, un toque de glamour irreverente. Escrito por nuestra experta Alex P.

Publicidad
Publicidad
Publicidad