Te quejas de que tu melena no tiene buen aspecto, pero nunca prestas atención a los productos con los que la cuidas. Si te pones lo primero que encuentras a mano, nunca podrás conseguir el acabado espectacular que tanto deseas.

Los profesionales del cabello afirman rotundamente que la diferencia entre un cabello castigado que recibe buenos tratos y el mismo al que no prestan atenciones, es enorme. Lo bueno que tiene el cabello es que es sumamente agradecido y responde enseguida a los tratamientos capilares que precisa. En este sentido, la estilista Lorena Morlote, explica “desde el lavado al resto de los productos, deben estar formulados con ingredientes nutritivos en el caso de los teñidos, alisadores para el rizado o fosco, voluminizadores para el pelo lacio y, en el caso de llevar extensiones, es muy importante que contengan agentes suavizantes y reparadores”. Por eso tienes que fijarte en los productos con que cuidas tu pelo y darle solo los que necesita según al tipo que pertenezca.

Cabello rizado y/o fosco: Usa solo fórmulas que lo dejen suave y flexible.

Cuidados. El pelo rizado algo fosco o encrespado es uno de los mayores quebraderos de cabeza para las mujeres. Se trata de un cabello débil, que se rompe con facilidad, queda mate porque no refleja bien la luz debido a la estructura de su cutícula y tiene tendencia a la sequedad. Por esta última razón, el pelo rizado absorbe la humedad de la atmósfera como si fuera una esponja y el cabello se ondula todavía más hasta resultar incontrolable. Pero, en contrapartida, tiene un encanto especial que otorga mucha personalidad, además, si es largo permite todo tipo de recogidos, que se sujetan muy bien y permite dejar mechones con un aire casual y desenfadado que resulta rejuvenecedor. Hay 2 opciones; la primera, es sacar partido del rizo aplicando un buen producto, y la segunda, es alisar con cepillo suavemente y pulir con la plancha aplicando cremas específicas que alisan la cutícula.

Consejo de experto. Cuando esté seco no se debe peinar nunca con cepillos o peines normales que agreden y parten las puntas dándole el aspecto de crispado o estropeado. Hay que peinar con un peine de púas largas y separadas, tipo tenedor o solo con los dedos.

Cabello teñido: Ponte los productos que hidraten y preserven la calidad del color.

Cuidados. El experto en color Jim Markham revolucionó el mundo profesional con su visión del cuidado para cabello coloreado. Desarrolló unas fórmulas ultra-concentradas sin tensioactivos sulfatados para mantener el color más tiempo, siendo totalmente respetuosas con el cabello y el medio ambiente. Con una duración del color garantizada. Estos productos de alto rendimiento se han convertido en el referente de la industria cosmética. Sus consejos son:

- Champú especial para cabello teñido.

- Enjuagar con agua templada porque la caliente ocasiona que el color se desvanezca más rápidamente.

- Aplicar un acondicionador nutritivo en las puntas. Lo que resta en tus manos, espárcelo por todo tu cabello, evitando la raíz.

- Enjuagar después de tres minutos y trata de no permanecer bajo el chorro directo de agua mientras terminas tu ducha.

- Antes de utilizar secadora o plancha alisadora, usa un spray protector de calor y peina como acostumbras mientras está húmedo.

- Si tienes planeado exponerte al sol, emplea un spray protector contra rayos UV o alguna otra crema antes de aplicar los demás productos de peinado.

Consejo de experto. Una vez a la semana y después del champú, cubre tu cabello, de la raíz a la punta, con una mascarilla acondicionadora para hidratarlo (en pelo muy fino o delgado realiza el mismo procedimiento, pero de medios a puntas) y coloca después una toalla caliente cubriendo la cabeza (puedes calentarla con agua o en el microondas). Deja reposar diez minutos; el vapor producido por el calor que queda atrapado por ósmosis ayudará a que el tratamiento penetre mejor; a continuación aclara con agua tibia.

Cabello lacio: Tienes que aplicar activos que le aporten cuerpo y volumen.

Cuidados: Lo primero, un corte a su medida. A pesar de que el consejo del estilista siempre es no llevarlo largo, porque el peso tiraría de él, el hecho es que ninguna mujer renuncia a la melena. Si es así, lo mejor es decidirse por un corte a capas, que le dé movimiento, lo ideal es que el largo no pase de los hombros. Cuando el cabello es fino, pero fuerte, puedes optar por una permanente muy, muy suave solo en las raíces. Los productos también pueden ayudar, sobre todo los champús voluminizadores específicos para cabello fino. Sus formulaciones consiguen arrastrar todo tipo de residuos: laca, espuma, gel de peinado, etc., para aligerarlos y que pueda conseguir más cuerpo. Si necesitas acondicionador, recuerda, sólo en las puntas, evitando la raíz, aclarando siempre con abundante agua y a conciencia, para que no queden restos de producto.

Consejo de experto. Con el cabello aún húmedo aplicar un producto voluminizador: espuma o fluido, pon la cabeza de manera que lo seques a contrapelo amasando a la vez la raíz con los dedos. Evita los sérums de silicona o los reparadores de puntas, que lo dejan más liso. Para un extra de duración, vuelve a poner la cabeza hacia abajo y rocía las raíces con una laca suave. Otro sistema clásico y muy eficaz para dar volumen son los rulos grandes, así como el brushing con cepillos redondos de gran diámetro, trabajando siempre la raíz para levantarla. 

Autora Alex P.

Experta en belleza y cosmética.

Alex P.
+info
Autora Alex P.

Experta en belleza y cosmética.

Alex P.

Crónicas cosméticas, trucos de belleza, consejos de estilismo y, a veces, un toque de glamour irreverente. Escrito por nuestra experta Alex P.