No hace ni mucho que ver a alguien con pestañas postizas fuera de una alfombra roja o de un escenario no resultaba nada común. A casi ninguna mujer le parecía bien llevarlas. Quizás solo se admitían en la fiesta de fin de año o para alguna boda, en fin, solo en ocasiones muy, pero que muy especiales. Pero eso ha cambiado. Ahora es muy fácil ver a muchas mujeres acudir a una cena informal con pestañas falsas.

Claro que, según los expertos, a este nuevo auge ha ayudado la nueva generación de pestañas disponibles en el mercado, con diseños muy adaptables y muy fáciles de poner. ¡Y de quitar!

El creciente valor de este accesorio de maquillaje, sin el que muchas famosas ya no salen de casa, se debe a su extraordinarios efectos. Todos los profesionales del maquillaje son conscientes de que las pestañas postizas son las aliadas perfectas para embellecer la mirada de cualquier mujer, y una ayuda inestimable en su trabajo. Además, aunque sea muy lamentable, casi todas las mujeres se quejan de que sus pestañas son escasas, débiles, cortas y demasiado rectas. La solución para todas ellas es recurrir a las pestañas postizas bien en tira completa o en pequeños grupitos.

Los beneficios de las pestañas falsas son:   

  • Para las pestañas cortas y escasas: espesarlas.
  • Para ojos pequeños y/o hundidos: abrir la mirada.
  • Para ojos redondos o para crear una mirada más misteriosa: rasgar la forma del ojo poniéndolas en la parte externa.
  • Pestañas claras: dar mayor precisión y definición en la pestaña.
Hay unas pestañas postizas solo para ti. No todas las pestañas sirven para todas las mujeres. Es imprescindible que su diseño se adapte por completo a la forma de los ojos:   
  • Pequeños: tienen que ser escasamente pobladas y alargadas para dar la ilusión visual de agrandarlos y abrir la mirada. 
  • Redondos: Para rasgarlos hay que elegir las clásicas, pero recortando algunas, por ejemplo, una de cada dos o tres,  para que queden unas más largas y otras más cortas.
  • Saltones: Para hundirlos mejor que sean densas en la raíz y aligeradas y finas en las puntas.
  • Almendrados: Les conviene que sean espesas pero aligeradas en las puntas para realzarlos y aumentar su protagonismo.    


Paso a paso para usarlas:

  • Te las tienes que colocar maquillada completamente, pero sin el eyeliner ni la máscara de pestañas.  Al sacarlas de la caja, ten cuidado de no dañarlas. Debes recortarlas comparándolas con tu ojo. Siempre del extremo exterior, ya que el largo de los pelitos que la forman va en progresión de más corto a más largo en el extremo y el efecto quedará mucho más real.  
  • A la hora de aplicar el pegamento, un truco para hacerlo bien es ponerlo en la mano y pasar el filo de la pestaña sobre él para que quede bien esparcido, sin burbujas ni zonas vacías.  Utiliza las pinzas especiales para ser muy precisa. 
  • Luego coge las pestañas postizas y acércalas al borde de la línea natural de tus pestañas, cuanto más cerca, mejor.  Presiónalas durante unos 30 segundos  Pasa delicadamente el cepillo de la máscara de pestañas para unir las naturales con las falsas.  
  • Por higiene y salud oftalmológica nunca te acuestes con las pestañas postizas pegadas. Para quitártelas, humedece el algodón de un bastoncillo y pásalo por la zona del pegamento o coloca un algodón con el desmaquillante sobre las pestañas, espera un minuto para que haga efecto y luego retíralas suavemente cogiéndolas del extremo exterior. Si notas resistencia, repite la operación, nunca tires de ellas porque las deformas y las dejas inservibles. 

La opción de acudir a un centro especializado y ponerse 'extensiones' de pestañas falsas a las pestañas naturales aún no se ha popularizado por sus características. Tardan más de una hora en aplicarlas, duran un máximo de tres semanas y su precio oscila entre los 130 y los 200 euros.

Autora Alex P.

Experta en belleza y cosmética.

Alex P.
+info
Autora Alex P.

Experta en belleza y cosmética.

Alex P.

Crónicas cosméticas, trucos de belleza, consejos de estilismo y, a veces, un toque de glamour irreverente. Escrito por nuestra experta Alex P.