Las ventajas de ganar kilos

  • Ya hace unos días que regresé de las vacaciones de Semana Santa y sigo en estado de shock. Yo soy así: todo o nada. Cuando trabajo, trabajo más que nadie. Pero cuando hago vacaciones… ayyyyyy, ¡las vacaciones! Las hago mejor que nadie. 

Como en mi semana de playa hubo poca arena y mucha lluvia, QM (ya saben, mi Querido Marido y adoradísimo esposo) nos dedicamos a vaguear y a comer. Comer mucho.Entre la pastelería alemana que descubrimos a dos calles de nuestro apartamento, los aperitivitos y los pinchos y algún copazo que otro que cayó por la noche (más un desparrame de torrijas, vamos a confesarlo todo), he vuelto descansada, feliz … y con una talla más. 

Así que, decidida a no dejarme vencer por el síndrome posvacacional, he decidido ver el lado bueno de las cosas y reflexionar sobre los aspectos que ¡sí! me gustan de ganar unos kilos. 

Se me ponen unas "peras" estupendas.
Se me notan menos las arruguillas que ya empiezan a salirme en la cara.
- Me pongo esos vestiditos sueltos que, aunque favorecen poco, son super ultra mega cómodos.
Me ahorro los tacones porque, en cuanto me pongo dos kilos extra, me duelen más los pies cuando me subo al andamio. 
- Mi marido me llama “gordi” con más cariño.
- Me permito una bolsa de mi regaliz negro favorito antes de ponerme a dieta el lunes. Una GRAN bolsa. (¿O es que hay alguien que no empiece la dieta un lunes…?).
- Se me ponen unas peras estupendas. (Sí, ya sé que lo he dicho, pero es que ¡me encanta!) 

Y con esto les dejo: me voy a comprar regaliz que el lunes me pongo a plan.

Autora Alex P.

Experta en belleza y cosmética.

Alex P.
+info
Autora Alex P.

Experta en belleza y cosmética.

Alex P.

Crónicas cosméticas, trucos de belleza, consejos de estilismo y, a veces, un toque de glamour irreverente. Escrito por nuestra experta Alex P.