Baño de aceite reparador

Baño de aceite reparador

Aceite de semillas de Lino (20 cc) Aceite de Sésamo (20 cc) Aceite esencial de Romero (8 gotas)
-El aceite de semillas de Lino es rico en ácidos grasos esenciales, lo cual favorece la nutrición, hidratación, fortalecimiento y el brillo capilar. -El aceite de Sésamo es un potente fotoprotector natural de los efectos nocivos del sol y de los rayos ultravioleta. Es muy hidratante, otorga vitalidad y brillo al cabello. También es empleado en tratamientos contra la flacidez. -El aceite esencial de Romero estimula la circulación, contribuye a detener la descamación del cuero cabelludo y fortalece el bulbo capilar.
1.Colocar el aceite de semillas de Lino y el aceite de Sésamo en un recipiente. 2.Agregar el aceite esencial de Romero y mezclar bien. 3.Envasar para facilitar su aplicación.
Puede ser usado directamente sobre las puntas secas del cabello, aplicando pequeñas cantidades diluido en agua, sin enjuagar o como baño reparador capilar mojando el cabello con agua tibia, colocar el producto, dejar actuar 15 minutos y lavar normalmente.
El producto sugerido es para uso exclusivo de personas adultas. Está contraindicado en niños, mujeres embarazadas y en período de lactancia, personas alérgicas, con sensibilidad a la materias primas empleadas, con problemas crónicos; como hipertensión, renal o epilepsia. Su aplicación es de uso externo, no debe ser ingerido ni aplicado directamente sobre la piel. Se recomienda no dejar los materiales al alcance de los niños.
Contenido facilitado por colaborador independiente sin responsabilidad alguna de hoymujer.com. hoymujer.com no admitirá reclamaciones al respecto del citado contenido, advirtiendo de inicio que hoymujer no ha testado en modo alguno los criterios, materiales, proporciones y usos incluidos en el citado contenido.
Guardar en un lugar fresco y oscuro. La larga exposición a los rayos solares o a temperaturas extremas puede modificar el delicado balance de la fórmula. Se aconseja verificar la fecha de vencimiento de las materias primas empleadas. Si el color, aroma o textura se modifica, desechar el producto.