mujerHoy

belleza

¿Qué hacer con las medias piezas que sobran de las recetas?

El jugo de medio limón, tres rodajas de piña y medio aguacate... Pero, ¿qué hago con lo que me ha sobrado de mi receta?

Medias piezas que sobran de un smoothie.
Medias piezas que sobran de un smoothie. Fotolia

Me encuentro un día en la casa de mi hermana, ella está leyendo una receta y empieza a enumerar los ingredientes (o mejor dicho, los medios ingredientes):

- Un vaso de agua de coco, medio aguacate, tres rodajas de piña natural... Suena bonito pero ¿qué hago con lo que me sobra de la receta?

Casi todas las recetas cuentan con porciones divididas de frutas y verduras, queda muy llamativo en las fotografías pero, ¿qué hacemos con el resto de los ingredientes que nos han sobrado?

Puede ser que estés siguiendo una dieta y la receta de turno especifique que tiene que ser medio plátano así que, a no ser que tu 'media naranja' se haga la misma receta para acabar con las sobras, te decimos algunos consejos para no tirar lo que nos sobre ni acabárnoslo porque "si no se pone malo".

Algunas piezas duran mucho tiempo en el frigorífico, otras las puedes congelar, pero para no tener ese medio aguacate llamándote para clavarle una cucharilla, encuentra las alternativas para darles una nueva vida.

Medio limón

Empezamos bien, pues medio limón, a parte de durar mucho (pero que mucho) en el frigorífico puedes tomártelo exprimido en un vaso de agua templada nada más levantarte. Está permitido (e incluso recomendado) en todas las dietas así que no sufras por el medio limón.

Medio aguacate

Sí, son grasas buenas pero siguen siendo grasas por lo que no es del todo saludable tener que acabarte con el medio aguacate cuando ya has utilizado el otro medio en tu receta "healthy". Te proponemos una alternativa beauty: medio aguacate maduro, 2 cucharadas de miel y media cucharadita de aceite de coco. Cuando consigas una masa homogénea estiéndela sobre la cabello húmedo durante 10-15 minutos y depués acláralo con agua tibia. ¡Como nueva!

Media piña

Corta la piña que te ha sobrado en cubitos y métela al congelador. Puedes conservarla durante estos meses hasta que comiencen los días de calor y así para cuando quieras un smoothie sólo tendrás que coger una segunda fruta (la que más te guste), un vaso de leche y un ingrediente que espese nuestro batido como yogur, kéfir, helado, semillas de chía o copos de avena. Tritúralo (con los trozos pequeños de piña sin descongelar) y tendrás un refrescante smooothie para el verano.

Medio plátano

Las mascarillas caseras vuelven al rescate con esta nueva fórmula: medio plátano, ¼ de yogur y una cucharadita de miel. Volvemos a conseguir una masa homogénea y lo estendemos por la cara evitando los ojos durante 15 minutos. Es un antiaging perfecto ya que te reafirma la piel de forma natural. Para potenciar sus efectos coloca un paño húmedo templado sobre la cara cuando estés con la mascarilla.

Horóscopo